Connect with us

Hi, what are you looking for?

Contenidos

‘Acuerdo del siglo’ de Trump: Robo y prolongación de una mentira histórica

[eckosc_tab_container]Los oscuros orígenes del Acuerdo del Siglo de Donald Trump. Si estuviéramos en un mundo al menos un poco serio, la mitad del auditorio se habría echado a reír cuando el presidente estadounidense Donald Trump, junto con el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu, presentó su “Acuerdo del Siglo”. Más que “Acuerdo del Siglo” —según la definición del inquilino de la Casa Blanca—, el intento de robo del siglo entrega la meseta del Golán a Israel en desafío al último pronunciamiento de la ONU, que reitera que esa área debe ser devuelta a Siria, a donde pertenece. Pero esa es sólo la punta del iceberg de la farsa sionista. Las mentiras bíblicas sobre las que se fundamenta el Estado de Israel también han sido desmentidas por arqueólogos israelíes de la Universidad de Tel-Aviv, como Israel Finkelstein , y por estudios científicos de genética que han revelado que el ‘factor judío-jázaro’ en realidad vincula a los judíos con Ucrania, y no con el Oriente Medio. Pero y entonces, ¿qué es lo que motiva al mundo occidental, particularmente a los Estados Unidos, a apoyar al Estado de Israel sin importar el crimen que cometa? ¿Cuál es el secreto de Israel? Tres artículos de historia revisionista que sintetizaremos a continuación revelan que Israel es un estado terrorista testaferro del imperialismo europeo y anglosajón.[/eckosc_tab_container]

 

acuerdo del siglo

 

En pocas palabras, el plan para el Acuerdo del Siglo consiste en reconocer a los Territorios Palestinos como un Estado para certificar la anexión de Israel del Golán robado de Siria junto con una porción de Jerusalén destinada a convertirse en la capital del estado sionista. A los palestinos también se les permitiría hacer un túnel entre la Franja de Gaza y Cisjordania para mantener conexiones continuas e ininterrumpidas. El plan crea un estado palestino ficticio, que debe ser desmilitarizado y no tener control sobre su propia seguridad, fronteras, aguas y política exterior, cediendo la mayoría de estos a Israel. Tal “estado” tendría, en efecto, menos poder y control que los bantustanes creados por el apartheid de Sudáfrica en la década de 1970.

“Es un peligroso intento de robo. Pero lo que hace que la farsa del plan de la Casa Blanca sea realmente cómico, grotesco y ridículo es la situación en la que se encuentran los dos aliados que lo proponen. Donald Trump y Benjamín Netanyahu son dos políticos en riesgo de ser derrocados en sus respectivos países, donde se encuentran bajo investigación, por lo que al proponer este tipo de acuerdos lucen como un par de payasos desvergonzados al servicio del Estado Profundo internacional”. (Gordon Duff, editor de Veterans Today)

Trump proclama los Altos del Golán para la corporación arconte Genie Energy de los Rothschild

 

Las mentiras bíblicas sobre las que se fundamenta el Estado de Israel

El relato de las sagradas escrituras que los sionistas usan menudo para justificar su derecho a la “Tierra Prometida” en realidad no corresponde a la verdad histórica, pues en el siglo XIII a.C. Jericó no básicamente no existía.

El propio Israel Finkelstein, arqueólogo judío de la Universidad de Tel-Aviv, reconoció que el relato bíblico es falso y que su difusión se debe a la necesidad de justificar la consolidación de la nación judía a través de un “relato” que la validara, aunque tal manipulación implicara usar elementos del siglo VII a.C. para hacerlos pasar como si fueran del siglo XIII a.C.

Israel Finkelstein se expresó de este modo sobre el engaño de Jericó, que hasta la fecha (siglo XXI) sigue siendo motivo de guerras y otras abominaciones en la Tierra:

“La famosa escena de las fuerzas israelitas marchando con el Arca de la Alianza en torno a la ciudad amurallada y provocando el derrumbamiento de los poderosos muros de Jericó al son de las trompetas de guerra fue, por decirlo de alguna manera, un espejismo romántico de los narradores del siglo VII a.C.” (Fuente: Israel Finkelstein y Neil Asher Silberman en La Biblia desenterrada, 2001)

 

El ‘factor jázaro’ vincula a los judíos con Ucrania, no con el Oriente Medio

Se sabe que en algún momento del siglo octavo al noveno, los jázaros, un pueblo guerrero turco-mongol, se convirtió al judaísmo y gobernó un vasto territorio que abarcaba lo que después se convirtió en el sur de Rusia y Ucrania. Lo que les sucedió después de que los rusos destruyeron su imperio alrededor del siglo XI ha sido un misterio. Pero diversas fuentes afirman que los jázaros se convirtieron en los antepasados de los judíos ashkenazies.

Los árabes han citado durante mucho tiempo la hipótesis de Jazaria en sus intentos por negar la afirmación histórica judía del derecho divino a la tierra de Israel.

El científico húngaro Arthur Koestler llevó la hipótesis de Jazaria a una audiencia más amplia con la publicación de su libro “La Tercera Tribu” (1976), con la esperanza de que refutar que una identidad “racial” judía común acabaría con el antisemitismo. Claramente, esa esperanza no se ha cumplido.

Más recientemente, el libro “La invención del pueblo judío”, escrito por el israelí Shlomo Sand, redirigió la tesis de Koestler argumentando que como los judíos eran una comunidad religiosa descendiente de conversos, no constituyen una nación ni necesitan una nación propia. La comunidad científica, sin embargo, descartó la hipótesis de Jazaria en ese momento, pues carecía de evidencia genética.

No fue sino hasta 2012 cuando el investigador israelí Eran Elhaik publicó un estudio que pretendía demostrar que la ascendencia jázara es el elemento más grande en el acervo genético ashkenazi. Shlomo Sand se declaró a sí mismo vindicado, y órganos progresistas como Haaretz y The Forward anunciaron los resultados.

De este modo, un equipo de expertos de las principales instituciones de investigación y museos de Israel emitió un informe secreto al gobierno en 2014, reconociendo que los judíos europeos son, de hecho, jázaros. A primera vista, esta sería la peor noticia posible debido al estancamiento de las conversaciones de paz y la insistencia incansable del Primer Ministro Netanyahu sobre la necesidad del reconocimiento palestino de Israel como un “estado judío.”

En este contexto, The Times of Israel escribió que “la invitación ucraniana para que los judíos regresen fue una bendición, pues reubicar a todos los colonos dentro de Israel en poco tiempo sería difícil por razones de logística y economía.”

Según la misma agencia de noticias, una fuente bien colocada en los círculos de inteligencia dijo:

“Ciertamente, no queremos otro fashlan como la expulsión de los colonos en el Hitnatkut de Gaza… No estamos hablando de que todos los judíos ashkenazis regresen a Ucrania. Obviamente eso no sería práctico. La prensa como de costumbre exagera y sensacionaliza; por eso necesitamos la censura militar.”

 

Advertisement. Scroll to continue reading.

Israel es un estado terrorista testaferro del imperialismo europeo y anglosajón

¿Qué es lo que motiva al mundo occidental, particularmente a los Estados Unidos, a apoyar a este estado terrorista sin importar el crimen que cometa? No… no es AIPAC o cualquier otro PAC pro-Israel. Estos son los resultados, no la causa. ¿Cuál es el secreto de Israel? Israel es un estado terrorista protegido.

Para comprender el secreto de Israel, necesitamos retroceder en la historia hasta 1905 durante la era imperial. En ese momento y a diferencia de los imperios europeos —Gran Bretaña, Francia, Holanda (Países Bajos), Bélgica, España e Italia—, el Imperio Otomano era muy fuerte y abarcaba todo el mundo árabe, desde el Golfo Pérsico hasta el norte de África y hasta el Océano Atlántico. En el mismo año se descubrió petróleo en Irán y en la Península Arábiga.

Henry Campbell-Bannerman, el primer ministro británico en ese momento, convocó a la Conferencia Imperial periódica también conocida como Conferencia Colonial, para discutir una estrategia política y económica para debilitar y desmantelar el Imperio Otomano y fortalecer la civilización colonial cristiana occidental. A la conferencia asistieron funcionarios de los imperios antes mencionados junto con destacados historiadores, sociólogos, geógrafos, científicos agrícolas, expertos en petróleo y economistas. La conferencia, que duró dos años, culminó con una estrategia secreta llamada Documento Campbell-Bannerman.

El documento reconoce que el mar Mediterráneo, que conecta los tres continentes principales —Europa, Asia y África— es el puente natural vital entre el oeste y el este. Sus costas orientales y meridionales pertenecen a una nación; los árabes, que disfrutan de un idioma común, una historia común y principalmente una religión común. Controlando su ubicación geoestratégica como centro para las principales rutas comerciales con vistas al Mediterráneo, el Mar Rojo, el Mar Arábigo y el Golfo Pérsico, además de sus vastos recursos naturales, incluido el petróleo, y su enorme mano de obra, los árabes podrían convertirse en el imperio más grande y poderoso de la Tierra. El documento propuso estrategias específicas para interrumpir tal posibilidad.

Dividir para conquistar siempre ha sido una estrategia exitosa para destruir el tejido de cualquier nación. El documento propuso dividir este mundo árabe a través de la creación y el apoyo de minorías con líderes títeres basados en áreas geográficas más pequeñas, diferentes etnias y diferentes sectas religiosas, e incitarlos unos contra otros para entrar en un estado de guerras perpetuas devastadoras.

Dado que la ciencia es un factor importante en la construcción de la industria y la economía de cualquier país, se propuso en primer lugar ofrecer grandes incentivos materiales a los científicos árabes para atraerlos a los países occidentales, y en segundo lugar interrumpir, debilitar y empobrecer los sistemas educativos de los estados árabes divididos propuestos a través del aislamiento, el empobrecimiento económico y la imposición de currículos educativos mediocres a través de regímenes títeres.

La propuesta más devastadora para la región fue crear un “estado de amortiguación” hostil en medio del mundo árabe; particularmente en Palestina, separando a los árabes del Medio Oriente de sus hermanos en el norte de África y controlando las costas orientales del Mediterráneo. El apoyo al sionismo para crear Israel en Palestina fue aprobado para este propósito.

En ese momento, el sentimiento anti-judío era desenfrenado en Europa debido a la religión judía aislacionista supremacista, a sus sistemas de banca de usura y a su odio hacia todos los no judíos (Goyim). Los judíos fueron perseguidos y expulsados de muchos países europeos. El sionismo, una ideología política que tiene como objetivo crear un estado solo para judíos, fue creada para resolver el problema judío de Europa. Apoyar al sionismo para crear un Israel hostil en el corazón del mundo árabe en Palestina en las costas orientales del Mediterráneo tendría el propósito de “matar dos pájaros de un solo tiro.”

Primero, Israel sería el hostil “estado amortiguador” en el corazón del mundo árabe que crearía un estado de guerras perpetuas con sus vecinos árabes alimentando el complejo militar-industrial occidental.

En segundo lugar, Europa se libraría de su problema judío cuando los judíos emigrasen a Israel. Los líderes europeos, que pretendían apoyar al Israel sionista, en el fondo eran antisemitas reales que querían expulsar a los judíos aislacionistas de Europa.

Arthur Balfour, El Secretario de Asuntos Exteriores británico, autor de la Declaración Balfour de 1917 en apoyo de la creación del Israel judío, había desestimado a los judíos como “pueblo extranjero y hostil”. Balfour, como otros políticos británicos en su momento, había apoyado la Ley de Extranjería británica que restringe la inmigración de judíos rusos a Gran Bretaña. Apoyando al sionismo, vio que esta ideología beneficiaba a la sociedad occidental al librarla de sus problemáticas minorías judías.

(Video: A sus 81 años de edad, Lord Jacob Rothschild dijo en una entrevista que {sus antepasados} «ayudaron a allanar el camino para la creación de Israel», obligando al gobierno británico a firmar la Declaración Balfour en 1917.)

Occidente no teme que Israel se convierta en una superpotencia porque su fuerza militar depende del apoyo militar occidental y porque Israel nunca podría conquistar y someter a todos sus hostiles vecinos árabes.

Israel es un estado terrorista creado para servir a las potencias occidentales al dividir el mundo árabe y mantenerlo en un estado de guerras perpetuas en demanda de armas occidentales. Israel logrará interrumpir la unidad del mundo árabe por algún tiempo, per será derrotado y desaparecerá definitivamente al igual que ISIS.

El secreto de Israel

 

Fuentes:

Covert Geopolitics — What You Need to Know About Trump’s Peace Annexation Plan.

Gordon Duff / Veterans Today — Golan-Jerusalem: Robbery of the Century by Two Clowns under Trial – Veterans Today | Military Foreign Affairs Policy Journal for Clandestine Services.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Carlos Delfino / Mente Alternativa — Arqueólogos de la Universidad de Tel Aviv afirman que Moisés no existió.

Mente Alternativa — Judíos-jázaros quieren Cisjordania y también tienen un plan para volver a Ucrania.

Dr. Elias Akleh / Veterans Today — El secreto de Israel.

Advertisement que es lbry

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Girl in a jacket

Archivos

Facebook

Te puede interesar

Contenidos

Watch the latest video at foxnews.com Flanqueado por el Fiscal General Bill Barr, el presidente Trump firmó el jueves una orden ejecutiva en la...

Contenidos

La descolonización de Israel está en marcha (por Thierry Meyssan). Hace ya tres cuartos de siglo que una colonia anglosajona convertida en arsenal ‎estadounidense...

Contenidos

La historia enseña por analogía, no por identidad. Por lo que cualquier similitud con el presente no se trata de ninguna casualidad.   por Juan...

Contenidos

LaRouche: ‘Hay que desacoplarse de los británicos, no de China’. La presidenta del Instituto Schiller, Helga Zepp-LaRouche, advierte que si ocurre un grave desacoplamiento...

Advertisement