Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

300 años de infiltración masónica

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Hubo un cambio tan dramático en las disposiciones sociales y teológicas hacia la masonería entre muchos católicos europeos, argentinos y norteamericanos inmediatamente después de la conclusión del Concilio Vaticano II en 1965, que, como mínimo, debería haber provocado una preocupación razonable y racional entre los fieles. Algunos argumentan que esta divergencia de la enseñanza tradicional sobre la masonería era sólo el fruto de una infiltración de masones que comenzó con el complot de Alta Vendita de los Carbonari en 1859. Sin embargo, este análisis es demasiado simplista. En este primer artículo, el teólogo David L. Gray analiza algunas de las influencias masónicas anteriores al Vaticano II, que se remontan a unos trescientos años atrás. En otro artículo tratará más específicamente la pretensión de algunos de culpar de la infiltración únicamente a la trama de la Alta Vendita.

 

 

Por David L. Gray

Hubo un cambio tan dramático en las disposiciones sociales y teológicas hacia la masonería entre muchos católicos europeos, argentinos y norteamericanos inmediatamente después de la conclusión del Concilio Vaticano II en 1965, que, como mínimo, debería haber provocado una preocupación razonable y racional entre los fieles.

Algunos han argumentado que esta divergencia de la enseñanza tradicional sobre la masonería era sólo el fruto de una infiltración de masones que comenzó con el complot de Alta Vendita de los Carbonari en 1859. Sin embargo, este análisis es demasiado simplista.

La Carbonari era una secta política italiana, cuyos miembros no estaban compuestos exclusivamente por masones. No era una secta masónica (es decir, en deuda como afiliada o apéndice de la Gran Logia). El hecho de que la Iglesia Católica nunca haya tratado a los Carbonari como una secta masónica, sino como una sociedad secreta distinta que conspira contra la Iglesia, está afirmado por el Papa Pío VII en su Ecclesiam a Jesu de 1821, y por el Papa León XIII en su Quo Gaviora de 1826.

Esto no quiere decir que no haya habido masones iniciados en el clero, porque ciertamente ha sido así en el pasado y en el presente. Más bien, se trata de decir que podemos hacer mejor en analizar y verificar aquellos movimientos dentro de la Iglesia Católica que la hicieron más amigable con los francmasones y más simpática hacia algunas sectas de la francmasonería. Este primer artículo analizará algunas de las influencias masónicas anteriores al Vaticano II, que se remontan a unos trescientos años atrás. En el próximo artículo trataremos más específicamente la pretensión de algunos de culpar de la infiltración únicamente a la trama de la Alta Vendita.

 

Historia Revisionista: La teología ocultista del infierno comenzó a gobernar Roma después de 1450

 

Banderas rojas del Vaticano II

Verdaderamente, las señales de humo deberían haberse encendido en 1967 cuando la Conferencia Episcopal Escandinava (formada por los países de Suecia, Noruega, Finlandia, Dinamarca e Islandia), tras un estudio de cuatro años sobre la masonería en sus diócesis, decidió permitir a los católicos de sus diócesis conservar su pertenencia masónica, “pero sólo con el permiso específico del obispo de esa persona” [1].

Esta deferencia hacia el ordinario local en un asunto, hasta ahora, considerado inmutable, fue la interpretación de los obispos escandinavos de la Carta Apostólica Moto Proprio de Pablo VI, De Episcoporum Muneribus, que, en sí misma es una lectura interpretativa del párrafo 27 de Lumen Gentium, dio a los obispos más autoridad para ser los árbitros finales del Derecho Canónico.

Verdaderamente, las campanas de alarma deberían haber saltado el 16 de marzo de 1968, cuando The Tablet (un semanario internacional católico progresista publicado en Londres) informó en su sección de noticias y notas “La Iglesia en el mundo”:

“Luz verde para los masones católicos: Fuentes vaticanas han dicho recientemente que los católicos son ahora libres de unirse a los masones en los Estados Unidos, Gran Bretaña y la mayoría de los demás países del mundo. Sin embargo, la Gran Logia de Oriente de los masones europeos, establecida principalmente en Italia y Francia, sigue siendo considerada anticatólica o, al menos, atea.”

Ese mismo año, The Tablet también adoptaría una postura editorial contraria a la encíclica Humanae vitae del Papa Pablo VI.

Verdaderamente, el pánico visible debería haber sobrevenido el 19 de julio de 1974, cuando el Cardenal Franjo Seper, Prefecto de la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe, escribió una carta, que supuestamente pretendía ser correspondencia privada, al Cardenal John Krol, el Arzobispo de Filadelfia en ese momento, apoyando la interpretación escandinava de De Episcoporum Muneribus relativa a la Ley Canónica nº 2335 (que prohíbe la pertenencia a sociedades que conspiran contra la Iglesia Católica), declarando,

“Muchos Obispos han preguntado a esta Sagrada Congregación sobre el alcance y la interpretación del Canon 2335 del Código de Derecho Canónico que prohíbe a los católicos, bajo pena de excomunión, pertenecer a asociaciones masónicas, o similares… Tomando en consideración los casos particulares, es esencial recordar que la ley penal debe ser interpretada en sentido restrictivo. Por esta razón, uno puede ciertamente señalar, y seguir, la opinión de aquellos escritores que sostienen que el Canon 2335 afecta sólo a aquellos católicos que son miembros de asociaciones que de hecho conspiran contra la Iglesia.”

Resulta casi hilarante que hombres que ellos mismos conspiraban contra la Iglesia católica se pusieran entonces en posición de decirnos qué sectas de francmasones no conspiraban contra la Iglesia católica. Pero esto era algo que se remontaba a siglos atrás.

 

Daniel Estulin: La organización criminal de la masonería a partir de sus documentos

 

Esfuerzos anteriores al Vaticano II para normalizar la masonería

Este esquema para diferenciar las sectas anglosajonas de la francmasonería (aquellas cuyos estatutos y garantías se originan en las Grandes Logias Madres de Inglaterra, Irlanda y Escocia) de las sectas continentales de la francmasonería (aquellas cuyas constituciones y ritos se basan en las Grandes Logias de Oriente de Francia e Italia) comenzó en 1738, cuando en vísperas de que el Papa Clemente XII emitiera su Constitución Apostólica In Eminenti apostolatus specula (La Alta Vigilancia) el 28 de abril de 1738. De hecho, este Pontífice tuvo que soportar los esfuerzos de su sobrino, el cardenal Neri Maria Corsini, que intentó convencerle de que la masonería en Inglaterra no era más que una “inocente alegría”[2].

De hecho, quizás el Cardenal Neri se reveló como masón con su elección de esas palabras descriptivas, que curiosamente son la instrucción exacta dada a los masones en el Artículo VI de la Constitución de 1723 de la Gran Logia de Inglaterra (llamada Constitución de Anderson) sobre cómo los masones deben comportarse entre ellos después de que la reunión oficial de la logia haya concluido y los hermanos no se hayan ido todavía; “Podéis divertiros con inocente alegría…”.

Pío IX enseñó claramente en este Etsi Multa de 1873 que la enseñanza de la Iglesia no distingue entre sectas de la masonería; “Enséñales que estos decretos se refieren no sólo a los grupos masónicos de Europa, sino también a los de América y de otras regiones del mundo.” No obstante, el padre John E. Burke, del Catholic Board of Negro Mission, informó a los obispos de Estados Unidos de que una de las barreras existentes que impedía que más negros estadounidenses se convirtieran al catolicismo era que demasiados de ellos pertenecían a sociedades secretas prohibidas, como los masones. Por lo tanto, argumentó, se debería obtener el permiso de la Santa Sede para permitir que los futuros conversos negros americanos mantuvieran su pertenencia a dichas sociedades por los beneficios económicos. La errónea conclusión de Burke era que las sociedades secretas negras no representaban la misma amenaza para los católicos que las sociedades blancas [3].

La idea de que son una versión socialmente aceptable y teológicamente compatible de la masonería es un mito. Todas las sectas de la masonería siempre han estado prohibidas porque todas se aferran al dogma del indiferentismo y a la creencia de que la masonería es el bien supremo del hombre (véase mi análisis anterior aquí y aquí). Sin embargo, hasta el día de hoy, este mito insano, pronunciado por primera vez por el Cardenal Neri al Papa Clemente XII, sigue siendo difundido por toda la Iglesia Católica y ha dado pasos sorprendentes en la neo-heterodox-praxis de la fe católica gracias a la interpretación liberal del párrafo 27 de la Lumen Gentium que dio a luz De Episcoporum Muneribus en la estela del Vaticano II.

 

Paul Kindlon: Los orígenes de la masonería rusa

 

La Segunda Guerra Mundial y el acercamiento entre católicos y masones

Lo único que católicos, masones y judíos tenían en común hace unos ochenta años era que eran igualmente odiados por comunistas y nazis. Desde alrededor de 1917 hasta poco después de la Segunda Guerra Mundial, muchos activistas de estos alineamientos descubrieron que las circunstancias del momento a veces hacían que fueran compañeros de cama tolerables, a pesar de tener creencias ideológica, filosófica y teológicamente incompatibles entre sí.

Las maquinaciones del Tercer Reich contra los católicos y los masones son demasiado numerosas para los propósitos de este ensayo, pero baste decir que, dado el estado en que se encuentra hoy la Iglesia católica en Alemania, Hitler ganó. El remanente de fieles católicos que queda hoy en Alemania lucha denodadamente contra la normalidad del espíritu demoníaco de la homosexualidad, mientras que el remanente de la secta anglosajona de la francmasonería en Alemania lucha hoy denodadamente contra la normalidad de las logias femeninas y mixtas.”

“Los complots del Tercer Reich contra la Iglesia Católica y la Masonería empezaron de la misma manera: se difundía una mentira escribiéndola en un libro. Contra el catolicismo, Alfred Rosenberg escribió en 1930 El mito del siglo XX, que entre otras muchas cosas postulaba que el catolicismo estaba judaizado y era una estafa espiritual. En 1937, Adolfo Hitler concedió a Rosenberg el ‘Premio Estatal de Arte y Ciencia’ inaugural por este libro. Contra los francmasones, el general Erich von Ludendorff escribió en 1931 La destrucción de la francmasonería mediante la revelación de sus secretos, en el que, entre otras muchas cosas, afirmaba que la francmasonería estaba judaizada: sus rituales eran de origen judío, los francmasones eran agentes de los judíos, cuando los francmasones hablaban de ‘hermanos en la sociedad’ se referían a los judíos, y los francmasones llevaban delantales para ocultar que estaban circuncidados[4].”

Desde el 19 de agosto de 1944 hasta que la guarnición alemana rindió la capital francesa el 25 de agosto de 1944, muchos católicos y francmasones de secta continental se encontraron luchando codo con codo. Personas como el líder de la resistencia masónica Marc Rucart y el líder de la resistencia católica Henri Frenay, que se reunían en secreto después de la batalla, encontraron mucho en lo que coincidir. Aquí, Godwin señala,

“Tras la victoria, el Consejo General del Gran Oriente escribió al general De Gaulle como había hecho con Pétain en agosto de 1940. Expresaron su ‘profunda admiración’ por las acciones de De Gaulle ‘que han permitido a Francia recuperar su ideal de libertad’ y le elogiaron por abolir las leyes antimasónicas ilegales de Vichy. A De Gaulle le disgustaban los masones tanto como a otros generales franceses; al igual que Pétain en 1940, no respondió a la carta del Gran Oriente[5].”

No pasaría mucho tiempo después del Concilio Vaticano II para que se reanudaran las hostilidades de las Grandes Logias de Oriente contra la Iglesia católica; más notablemente a través de Propaganda Due (Logia P2) del Gran Oriente Italia, pero por el momento, se acordó que el enemigo de mi enemigo es mi amigo.

Tal noción de trabajar juntos y reunirse en secreto estaba tan alejada de las enseñanzas del Papa Clemente XII en su bula papal de 1732 In Eminenti apostolatus specula que nos enseñaba que no sólo no podemos convertirnos en masones bajo ninguna circunstancia y bajo pena de excomunión, sino que tampoco podemos

“recibirlos en sus casas o moradas, ni esconderlos, ni estar presentes con ellos, ni darles poder o permiso para que se reúnan en otro lugar, ni ayudarlos en modo alguno, ni darles en modo alguno consejo, aliento o apoyo, ya sea abiertamente o en secreto, directa o indirectamente, por sí mismos o por medio de otros; ni tampoco instar a otros o decírselo, ni estar presentes o ayudarlos en modo alguno…”

 

Los años liberales de Pío IX

La idea de que los católicos fueran amigos de los francmasones no fue sólo un sentimiento de tiempos de guerra, sino que fue una idea nacida por el propio Papa Pío IX durante sus años liberales. En 1854, Pío IX donó un bloque de mármol del Templo de la Concordia en Roma para ser utilizado en la construcción del muro interior del Monumento a George Washington en Washington, D.C. El grave problema con la donación de la piedra es que el Monumento a Washington es un edificio masónico, cuya piedra angular ceremonial fue colocada por los masones durante su ritual de dedicación. Si nueve hombres del Partido Antimasónico no hubieran robado esa piedra la noche del 6 de marzo de 1854, la Iglesia católica nunca habría podido sacudirse la mancha de esa mano de amistad extendida y aceptada.

El número de católicos prominentes que ignoraron las enseñanzas de la Iglesia y se convirtieron, más que en amigos, en hermanos masones es demasiado extenso para enumerarlo aquí, pero va desde Wolfgang Amadeus Mozart a Joseph Hayden, padre de la sinfonía, hasta Edward Jenner, padre de la vacunología, a quien el Papa Pío VII nombró Caballero de la Espuela de Oro, aunque sabía que Jenner era masón[6].

 

Cesáreo Jarabo: La masonería como instrumento de la aristocracia británica para operar los procesos separatistas en América

 

Conclusión: ¿Infiltración?

Simpatizo con los católicos a los que les gustaría explicar todo esto con el mito de una gran infiltración de algún grupo nefasto. Tal esquema maquiavélico ciertamente suena sensacionalista y nos da un enemigo al que señalar con nuestro dedo victimista, pero lo que está mucho más cerca de ser toda la verdad, y más claramente verificable, es que nosotros los católicos hemos tenido una historia de casi 300 años de dar concesiones, negociar compromisos y desviarnos de la enseñanza dogmática contra la masonería. Esto no quiere decir que no hayamos tenido enemigos de fuera que se han abierto camino dentro. Bella Dodd ha tejido pruebas convincentes y la evidencia de una red homosexual de estado profundo hoy en la Iglesia Católica es innegable.

Por el contrario, el objetivo de este ensayo es simplemente presentar el hecho de que la infiltración más penetrante en la Iglesia católica no llegó por la vía de una organización, sino de una idea. La idea era que los fieles católicos podíamos ser amigos del mundo y de quienes quieren destruirnos. En este caso, esa idea no comenzó en el Concilio Vaticano II. Pero ese Concilio tampoco se resistió a la propagación demoníaca de esa mentira. Todo lo contrario.

 

Los primeros usureros en la historia moderna temprana fueron los banqueros papales, no los judíos ni los protestantes

 

Sobre el autor

David L. Gray es un converso a la Iglesia católica desde el agnosticismo y la masonería en 2006. Obtuvo su Maestría en Teología en la Universidad Dominicana de Ohio, y hoy es el Presidente y Editor de Saint Dominic’s Media. Está escribiendo en OnePeterFive sobre el tema de la prohibición de la Iglesia Católica contra la Masonería y sus Cuerpos Masónicos Anexos; basándose en su libro, El Catecismo Católico sobre la Masonería.

 

Notas a pie de página

[1] “La Iglesia en el mundo”, The Tablet, (30 de marzo de 1968). 25 <Recuperado 9/12/2019>.

[2] Matthew Scanlan, “El Papa y el espía”, Freemasonry Today (número 25, verano de 2003). “En una carta escrita a raíz de la bula, el cardenal subraya que encontró que la francmasonería en Inglaterra no era más que una ‘inocente alegría/divertimento’, pero que en Florencia había degenerado en una ‘escuela de ateísmo’ e identificó claramente a Stosch como el responsable de tal degeneración.” El barón Philip von Stosch era el agente de confianza del rey Jorge II y trabajaba como espía a sueldo de Holanda. En 1720 fue enviado por Gran Bretaña a Roma para espiar a Jacobo Estuardo, de la exiliada Casa Estuardo, y acabaría estableciendo su cuartel general en Florencia, Italia.

[3] Cyprian Davis, The History of Black Catholics in the United States (Nueva York: The Crossroad Publishing Company, 1990), 195.

[4] Ludendorff, Vernichtung der Freimaurerei durch Enthüllung ihrer Geheimnisse, 6, 14, 76.

[5] Jasper Godwin Ridley, The Freemasons: A History of the World’s Most Powerful Secret Society (Arcade), 219-220.

[6] Ibídem, 241.

 

Fuente:

David L. Gray, en OnePeterFive, Inc.: 300 Years of Masonic Infiltration. 29 de diciembre de 2022.

Te puede interesar

Contenidos

Por Anna Von Reitz Mensaje al Cardenal Mamberti, Tribunal de la Cancillería Vaticana 24 de enero de 2023, Es un hecho histórico bien establecido...

Contenidos

En este artículo, la juez estadounidense Anna von Reitz explica cómo los británicos endosaron sus deudas públicas a todos y cada uno de los...

Contenidos

A principios de este mes, tuvo lugar una absurda obra de teatro en el Monte Sinaí (Egipto), donde representantes de las distintas religiones abrahámicas,...

COVID-19

En la visión del historiador ruso Andrey Fursov, el conflicto actual en Ucrania y otros muchos acontecimientos que se desarrollan simultáneamente y aparentemente sin...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY