En represalia a la irrupción y rescate de niños que estaban programados para ser asesinados en rituales de sacrificio del Noveno Círculo Satánico del Vaticano el pasado 30 de abril en diversas ciudades de Europa, el servicio secreto de la “Alianza Sagrada” del Vaticano ha emprendido campañas de desinformación y ridiculización contra el Tribunal Internacional para Crímenes de la Iglesia y el Estado (ITCCS). Investigadores de internet y medios de comunicación convencionales están siendo usados por los escuadrones mortíferos del Vaticano como herramientas para desacreditar y ejercer presión sobre ITCCS para que filtre la evidencia de los rituales prematuramente. Además de la “cacería de brujas” dirigida contra miembros de las unidades de acción de ITCCS a través de políticos y agentes de policía locales presuntamente dirigidos por el Nuncio Papal, Cardenal Luigi Ventura, los miembros del culto detenidos durante las redadas de rescate del pasado 30 de abril han sido puestos en libertad y liberados de cargos.

A continuación traducimos y transcribimos al español el Comunicado publicado en el sitio web de ITCCS el día 15 de mayo de 2017.

 

Comunicado de la Dirección Central del Tribunal Internacional para Crímenes de la Iglesia y el Estado (ITCCS), mayo 15 de 2017.

Tema: Actualización sobre acciones del Noveno Círculos y nuestro Protocolo Directo de Acción

A. Actualización sobre eventos derivados de las acciones preventivas del 30 de abril contra asesinatos rituales del Noveno Círculo:

A una quincena de las irrupciones por parte de nuestras Unidades de Acción Directa en asesinatos rituales del Noveno Circulo que ayudaron a la detención de diecinueve miembros del culto y la liberación de ocho niños anunciados para sacrificio, el Noveno Círculo, a través del Vaticano y sus aliados judiciales y gubernamentales, ha contraatacado rápidamente para contener y socavar nuestra irrupción.

Varios de los oficiales de la policía que apoyaron a nuestras unidades de acción, y que fueron identificados por sus superiores, han sido transferidos o suspendidos de sus cargos. En Holanda, dos de esos oficiales de la policía fueron suspendidos después de que el palacio real solicitara su disciplinamiento.

No se presentaron cargos contra los diecinueve miembros del culto que fueron arrestados, y todos ellos han sido puestos en libertad, en su mayoría sin haber sido interrogados y sin haber registrado sus huellas digitales. Pero nuestros equipos de acción tienen nombres y fotografías de estos miembros del culto, y algunos de sus testimonios.

Nuestras fuentes indican que ha sido interpuesta una acción de censura no oficial sobre el asunto por parte de los gobiernos de Francia, Holanda, Bélgica y Suiza, lo que prohibe a cualquier político u oficial de policía reconocer o hacer comentarios contra el Noveno Círculo y el culto en sí mismo.

De manera similar, el mensajero de una facción del Vaticano que nos contactó vía electrónica para solicitar una reunión con nuestros directores ha suspendido la comunicación, ya sea por que haya sido silenciado o por la censura impuesta por el Vaticano sobre el tema como parte de su control nocivo.

En Suiza, Francia y Holanda, donde impedimos los rituales del culto satisfactoriamente, los oficiales de la policía han sido presionados para conducir una “cacería de brujas” en sus departamentos para localizar y disciplinar a los oficiales que nos asistieron. Esta campaña ha surgido a través de políticos domésticos financiados por la Iglesia Católica, como Francois Fillon en Francia, y todos aquellos que están personalmente asociados con el Noveno Círculo, como el Primer Ministro de Bélgica Elio Di Rupo.

En Francia, el Nuncio Papal, Cardenal Luigi Ventura, está directamente implicado como líder de esta cacería de brujas que actúa desde la policía. El Cardenal Ventura está personalmente asociado con los crímenes del Noveno Círculo en Canadá a través del encubrimiento de los asesinatos en la Escuela Residencial para Indios y el tráfico de niños en Cornwall, Ontario. Esto ocurrió después que Luigi Ventura fuera asignado en 2001 como Nuncio Papal en Canadá por el criminal convicto y líder del Noveno Círculo: Papa Benedicto, Joseph Ratzinger.

Como parte de este contra-ataque, ha sido lanzada una campaña pública de desinformación por parte del servicio secreto de la “Alianza Sagrada” del Vaticano para desacreditar y desprestigiar nuestras acciones mientras investigan la identidad de los miembros de nuestra Unidad de Acción y a aquellos que los asistieron.

El método de la Alianza Sagrada para eliminar a los miembros de nuestra Unidad de Acción implica ejercer presión sobre trabajadores de ITCCS para que revelen su identidad y revelen información confidencial, para lo cual concretamente están ejerciendo presión pública para que se presenten con “pruebas” que avalen la veracidad de los reportes de ITCCS. De este modo, investigadores de internet y medios de comunicación están siendo usados por los escuadrones mortíferos del Vaticano como herramientas para ejercer presión sobre ITCCS para que divulguemos la evidencia prematuramente.

La gente no parece comprender la naturaleza de nuestro enemigo. Pero sí deben entender la nuestra: somos la línea de frente de acción de una armada, no el eslabón trasero de una sociedad de debate preocupada por su imagen pública.

En respuesta a estos contra-ataques, ITCCS y sus unidades de acción directa establecerán un nuevo y más estricto control del flujo de información que está en nuestras manos. Limitaremos el acceso a nuestra información exclusivamente a individuos y grupos acreditados bajo nuestra supervisión y dejará de estar disponible al público general.

Tal restricción es necesaria para garantizar la seguridad y efectividad de nuestras unidades de acción así como la vida de personas inocentes.

 

 

La Dirección ha sintetizado este nuevo enfoque en la siguiente declaración:

B. Protocolo de Gobierno sobre Acciones Directas

1. El objetivo de la Unidad de Acción Directa (DAU) de ITCCS es doble: rescatar las vidas de niños y arrestar y procesar a cualquier persona o grupo que produzca daño o amenace con causar daño, así como aquellos que asisten o permiten esos crímenes.

2. La DAU es operada bajo la autoridad de un Comandante local que es responsable directo de la Dirección Central de ITCCS.

3. La DAU es autosuficiente y opera como una fuerza independiente, pero busca asistencia de oficiales de policía entrenados y confiables para llevar cabo sus acciones.

4. Además de rescatar niños y detener sospechosos, la DAU debe grabar y colectar toda la evidencia requerida para procesar sospechosos y nunca debe entregar esa evidencia a ninguna otra agencia o individuo. Esta evidencia debe permanecer en posesión del Comandante de la Unidad como registro independiente de los eventos hasta ser depositados por él mismo a los archivos internos de ITCCS.

5. Los miembros de la DAU jamás deben divulgar los detalles de su trabajo ni sus descubrimientos a ningún individuo, agencia o medio de comunicación fuera de ITCCS. La Dirección Central de ITCCS es la única responsable de difundir información sobre la DAU —y sus acciones y evidencias— al público, agencias y medios de comunicación.

6. Cualquier incumplimiento del protocolo por parte de algún miembro de la DAU será motivo de su expulsión.

7. La Dirección Central de ITCCS debe controlar la publicación de comunicados y filtración de evidencia de acuerdo a las dos prioridades estipuladas en el mandato de la DAU: el rescate de niños y el arresto y procesamiento de los culpables. Cualquier otra consideración queda subordinadas a dichos objetivos, incluyendo la necesidad de educar al público, responder a cuestionamientos o retos, o explicar nuestras acciones al mundo. Reconocemos que somos parte de una guerra contra un adversario más poderosos y por lo tanto, como una fuerza guerrillera, dependemos de habilidades como secretividad, sorpresa y engaños para superar las tácticas y desorganizar al enemigo. Tal impredictibilidad y secretismo son nuestras armas principales y están comprometidas con un enfoque de “compartir información y mantener relaciones públicas” con el resto del mundo.

8. En concordancia, la Dirección no debe revelar los nombre ni identidades de cualquier sospechoso detenido, ni de ningún niño rescatado, ni de ningún miembro de la DAU o agentes de campo responsables hasta que la prosecución legal efectiva de los culpables y la seguridad de nuestros agentes y los niños sea asegurada y garantizada. La evidencia colectada por la DAU en el lugar del culto o cualquier otra información tampoco pueden ser compartidas públicamente excepto en una corte de ley común o en algún otro medio aprobado por la Dirección, como una conferencia de prensa patrocinada por ITCCS.

9. Dicho esto, tal evidencia e información puede y será compartida con individuos y grupos que hayan sido pre-programados y autorizados por la Dirección, incluyendo grupos de comunicación. Las personas pre-programadas deben someterse a interrogación e instrucciones para ser acreditados como oficiales de ITCSS antes de quedar listos para recibir la información.

10. Cualquier individuo que viole o no se ajuste a este Protocolo será sujeto a la fuerza total de la ley.

Futuros Comunicados de ITCCS están por venir.
Emitido el 15 de mayo de 2017
Oficina Central de Bruselas

 

Rescatan niños antes de ser sacrificados por Culto del Noveno Círculo Satánico del Vaticano

 

Fuente: ITCCS.