“¡La materia no existe!” Esta es la afirmación con la que el catedrático Carlos Enrique Delfino construyó la cosmovisión de su proyecto de terapia energética Vida Coherente. Muchos se resisten todavía a aceptarla por el simple hecho que nuestros sentidos están programados para percibir la frecuencia de la realidad como sólida, concreta y objetiva. Carlos Delfino lo ha explicado de muchas formas: desde la mecánica cuántica, donde se sabe que no existen objetos sin sujeto (sin conciencia); desde la teoría de super-cuerdas, donde se define hasta una forma específica de cuerda de energía para cada partícula subatómica; y desde el paradigma holográfico, que establece que el universo tridimensional es el desdoblamiento de otro bidimensional. Sin embargo, la ilusión siempre supera a lo que realmente es, pues somos una raza intervenida y programada para aceptar falsedades y rechazar las realidades. ¿Pero y si elegimos aceptar lo verdadero? ¿No cambiaría toda la idea de nosotros mismos y de lo que nos rodea?

 

 

Es imposible que la materia exista por el simple hecho de que ‘no existen objetos fuera del cerebro’

Esto ya está tan demostrado que es ridículo para cualquier neurocientífico poner en duda algo tan obvio. Que el cerebro proyecte la ilusión de lo que nos rodea con lo único que existe afuera —energía e información— es muy diferente a que existan objetos fuera del cerebro.

Esta sería entonces la cuarta disciplina que afirma lo mismo a lo largo de la historia. El primero fue sin duda el padre del Paradigma Holográfico, quien a partir de los experimentos indiscutibles de Alain Aspect en 1982, concluyó que no existía una señal de velocidad supra-lumínica que entrelaza partículas sino que todo ya está unido entre sí en lo que él llamó EL ORDEN IMPLICADO. Por el contrario, el ORDEN EXPLICADO, lo que nosotros vemos todos los días, es un “FANTASMA, UNA ILUSIÓN, UN HOLOGRAMA ESPLÉNDIDAMENTE DETALLADO.”

 

El mundo es una proyección cerebral holográfica

¡No existe un “afuera”! Dese 1982, hablar de un afuera es contradecir lo obvio. Todo sucede dentro, y lo que le llamamos “afuera” es muy parecido a un sueño, es una ilusión compleja por las ingentes cantidades de información. Lo que hay fuera de una conciencia individual es más conciencia, es energía e información, consciente, coherente, no-local y atemporal.

Para los NEUROCIENTÍFICOS, el cerebro recibe energía/información desde La Conciencia Absoluta. La interpreta y con ello proyecta la realidad circundante. También la llamamos realidad consensual, pues gran parte de esa energía/información proviene desde la Conciencia Colectiva o Conciencia de la Raza Humana.

Desde el año 2013, el Neurocientífico madrileño Francisco Rubia Vila, lo pregona en cada lugar a donde lo invitan. En una entrevista que le hizo la prestigiosa revista electrónica Tendencias 21, dice textualmente:

“El mundo es una proyección cerebral, afuera hay una serie de energías que inciden sobre los receptores de los sentidos, los cuales convierten esas energías en electricidad, único lenguaje que entiende el cerebro. Pero no hay objetos allí afuera, es el observador quien crea su propia realidad” (Tendencias21, 20 de febrero de 2015).

Es igual que un sueño, dijo en otra oportunidad, solo que las energías de los sueños no pasan por esos procesos que llamamos “sentidos” que lo único que hacen, además de engañarnos, es convertir cualquier tipo de energía en señales eléctricas —el único lenguaje que el cerebro entiende.

Por ejemplo, el sentido llamado “tacto” utiliza energía electromagnética, es la repulsión de dos cargas iguales (los electrones que orbitan los átomos de presunto “objeto” y los electrones de mi mano). Para la Física Teórica es elemental la imposibilidad de tocar cualquier objeto, pues las terminales nerviosas en la piel convierten a esa repulsión electromagnética en pulsos eléctricos y los envía al cerebro.

 

La realidad es una ilusión

A fin de cuentas, como dijera el poeta Pedro Calderón de la Barca en el siglo siglo XVII:

“Una ilusión, una sombra, una ficción; y el mayor bien es pequeño; que toda la vida es sueño, y los sueños, sueños son.”

¿Sirve de algo entender esto? De todos modos veremos lo mismo, las ilusiones son muy reales, crean experiencias en la conciencia. De acuerdo a Carlos Delfino esto es lo más importante que puede entender un Ser Humano. Esto significa, ni más ni menos, que el Ser Humano es dueño de su propia realidad, que puede dejar entrar aquello que quiera y puede dejar afuera aquello que no le gusta. Y aún más, a la misma información de consenso él le puede dar el tinte que quiera, la puede pintar con sus propios colores, tanto que una misma ilusión que para otros puede ser dramática a él no no le afecte en lo absoluto. Es SU realidad, tiene pleno derecho sobre ella, toda vez que decidió venir a experimentar en esta extraña frecuencia de realidad y, aunque cometa errores, finalmente no olvida que toda la vida es sueño y de los sueños…Siempre se despierta.

 

Sobre Carlos Delfino y el proyecto Vida Coherente

Vida Coherente es una terapia energética, que se fundamenta en las investigaciones científicas de sobre el paradigma holográfico, la neurociencia de vanguardia y los estudios sobre el rol del corazón en la vida del ser humano. Esta terapia, mediante ejercicios, meditaciones y orientaciones, lleva a la persona a la auto-trasformación y a la auto-sanación, dejando de experimentar la vida desde su ego, que es comprobadamente un implante foráneo con el único fin de esclavizarnos y limitarnos, siendo la real causa de todo dolor, enfermedades y necesidades. Vida Coherente orienta a la persona a trascender ese ego y vivir desde su verdadero yo, su conciencia; a partir de allí, puede manifestar con libertad y sin límite alguno: “Tú no eres tu cuerpo ni tu ego, por ello la coherencia sostenida cambia las cosas.” (Carlos Delfino). Son muchos los testimonios que respaldan la eficacia de este método. Para más información visitar el sitio web de Vida Coherente, S.C.

 

 

 

Fuentes:

1. Carlos Enrique Delfino – Comprobado por la neurociencia: ¡no existen objetos fuera del cerebro! es el observador quien crea su propia realidad.

2. Vida Coherente – Nuestra realidad virtual.

3. Vida Coherente – Nuestra realidad virtual (Segunda Parte).

4. Mente Alternativa – La materia no existe y vivimos esclavizados en una realidad virtual.

5. Mente Alternativa – La materia no existe y es una programación implantada tras la intervención de la raza humana.

6. Mente Alternativa – La gran intervención del genoma humano y el potencial paranormal de la humanidad.

7. Mente Alternativa – Cambia tu realidad y adn con conciencia y emoción coherente.

8. Mente Alternativa – La ciencia cuántica está cambiando todo lo que sabemos de nuestras vidas.