Todo indica que el Cabal sionista neococonservadora ha decidido dar un giro radical de 180 grados a la política exterior de los Estados Unidos. La comunidad de inteligencia adjudica este cambio a la influencia de Jared Kushner —yerno de Trump— en la Casa Blanca. Pero Donald Trump también es un camaleón que ha sabido jugar la estrategia de doble moral tan característica del sionismo y de los Estados Unidos para devolver a la nación al camino del Nuevo Orden Mundial.

El siguiente reporte de investigación revela el sórdido historial criminal de Charles Kushner, padre de Jared Kushner (el yerno del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump). El reporte expone las razones por las que el poder político y la influencia financiera de Charles Kushner han determinado las acciones de miembros del gobierno en el pasado. La cuestión es si Donald Trump también está siendo víctima de la misma estrategia o sabe que es bueno tener a Kushner cerca para usarlo como conejillo de indias.

 

Gángsters bajo sospecha en la Casa Blanca

Este reporte de investigación es dinamita. Los detalles aquí expuestos deben de difundirse por todo el mundo antes de que los planes de guerra lleguen a un punto de no retorno. Esta información podría ser especialmente útil a mucha gente de la izquierda alternativa que se encuentra filosofando sobre el rápido incremento de crímenes de guerra de Trump en Yemen, Mosul, Siria, Afganistán, etc.

Los crímenes del gobierno de los Estados Unidos seguirán incrementándose a menos que los ciudadanos estadounidenses comprendan la verdad sobre los diversos mecanismos de control que operan en la Casa Blanca. La jugada audaz del Presidente Trump contra Siria con los ataques con misiles del 4 de abril es sólo el comienzo de su aventura criminal en los próximos cuatro años. Crímenes de guerra tan evidentes como este podrían hacer estallar una Tercera Guerra Mundial. El Estado Profundo está empujando desesperadamente por la guerra, pues depende de una perpetua economía de guerra que de no existir le haría colapsar.

Mafia Sionista

Donald Trump y Jared Kushner emulando El Padrino, de Francis Ford Coppola.

 

¿Qué le pasó a Donald Trump?

El siguiente video del Presidente Trump dirigido a la Nación estadounidense durante la semana de Pascua revela una personalidad completamente distinta al candidato que todo el mundo vio en tiempos de campaña. Lo que preocupa no es el contenido del mensaje en sí —que podría parecer más adecuado para el Estado de Israel y no para el norteamericano— sino la forma en que proyecta su presencia.


La pregunta del millón: ¿Alguien manipuló a Trump o sólo está aflorando su verdadero rostro?

Hay varias respuestas a este predicamento, aunque en lo que se refiere a la mecánica de la operación de cambio de poder, la respuesta al “quién” y el “cómo” está siendo perfilada como un chantaje político que involucra al yerno de Trump, Jared Kushner.

 

Trump, ¿chantajeado por Israel?

Normalmente existe una razón por la que los presidentes de los Estados Unidos cometen crímenes de guerra, especialmente en los primeros meses de sus administraciones. Básicamente son chantajeados por Israel para uno u otro propósito. Y las cosas no parecen ser distintas con Donald Trump.

“Claramente, el rito de paso para cada nuevo presidente de los Estados Unidos es la ejecución de un flagrante e inequívoco crimen de guerra en nombre de la nación de Israel. Así tenemos que el bombardeo de Siria constituye el ritual de consagración o bar mitzvah del presidente Trump.” (Fuente: Trump bmbardeó Siria por Israel)

Según The Millenium Report:

“Es evidente que Jared Kushner está actuando en nombre de la oscura nación foránea de Israel, pues de acuerdo a reportes, fue su esposa Ivanka Trump quien convenció a Trump para lanzar el ataque con misiles contra la nación soberana de Siria basándose en una falsa acusación. Si Ivanka pudo ejercer semejante influencia en su padre, obviamente es porque su esposo Jared la convenció.”

El único beneficiario de un temerario crimen de guerra como este es Israel, pues sirvió como vehículo para el avance de su oscuro proyecto de la Gran Israel. Incluso ISIS se vio beneficiada por el ataque con misiles de los Estados Unidos, pues estos impactaron la base aérea de Shayrat, que estaba siendo usada para defender la provincia de Homs de los avances rebeldes y la amenaza de grupos terroristas. La ejecución de una operación tan maquiavélica en favor de Israel indica que Jared estuvo directamente involucrado para lograr que Trump ejecutara la operación.

Nadie duda de que Jared goza de una cantidad de poder poco común en la Casa Blanca, ya que le fueron asignadas responsabilidades de mucho peso tanto en el período de transición post-electoral como durante la campaña. Su página de Wikipedia muestra una amplia y creciente lista extraordinaria de títulos y roles que le han sido otorgados por Trump hasta el momento.

Por otro lado, la rapidez en el desarrollo de los ‘eventos de abril’ claramente deja en evidencia los hilos de una trama conspirativa. Gente de los círculos de inteligencia de los Estados Unidos se ha referido a los diversos acontecimientos ocurridos durante el mes de abril como “indicios claros de una operación oculta dirigida por Mossad.” Y señalan que muchos agentes del Estado Profundo también están actuando en concierto con operativos israelíes para controlar a Trump. Si esta trama está tan maquiavélicamente organizada como parece, todo apuntaría a Jared Kushner como el hombre clave que fue estratégicamente posicionado años atrás en la propia familia de Trump para ejecutar semejante ‘golpe de Estado.’ ¿O de qué otro modo sería posible que se planeen operaciones como esta con tantos años de anticipación?

 

Nepotismo y la alianza matrimonial Kushner-Trump

Entre más poder acumulen Jared Kushner y su esposa Ivanka Trump en la Casa Blanca, más sujetos estarán al escrutinio de todos. El nepotismo revelado es lo más cercano que hay a las monarquías en que los miembros de familias reales ocupaban los cargos de mayor poder en el reino. Esto es precisamente el motivo por el que George Washington anuló cualquier posibilidad de un ‘reinado americano’ tras haber sido elegido por us padres fundadores para dirigir las Trece Colonias.

No obstante, con Jared Kushner, no sólo tenemos el caso de un celoso demócrata cubriendo todas las posiciones importantes de la administración Trump, sino que además parece actuar como un cínico representante sionista israelí con rostro inocente de niño bueno. Así es que —una vez más— los bárbaros están adentro.

Dado que el mismo liderazgo sionista neoconservador encubierto ha controlado del destino de los Estados Unidos por décadas, es urgente que los ciudadanos estadounidenses se liberen del yugo israelí lo antes posible. De no ser así, el endeudamiento esclavista pronto hará sucumbir a la República Americana. Sólo hay que ver lo que sucede en Oriente Medio, la Unión Europea —especialmente a las naciones del sur, así como a Francia, Alemania y Suecia— así como en Palestina (ver El Apartheid del Estado de Israel en 10 Gráficos).

 

El edificio ‘666’ de Jared Kushner

La adquisición de el edificio ubicado en el número 666 de la Quinta Avenida de Nueva York ha despertado muchas sospechas entre los teóricos de la conspiración, no sólo por que el nombre del mismo fuera “666” o por los $1.8 billones que Kushner pagó por él, sino también porque en el edificio opera la compañía que desarrolla los chips que se piensa implantar a la gente en la mano izquierda en un futuro no muy lejano.

“En este edificio opera Lucent Technologies, la compañía que investiga y desarrolla los chips RFID diseñados para implantarse en la mano izquierda, como la marca de la bestia. La compañía usa un sistema operativo llamado ‘Inferno’ y el propio apelativo ‘Lucent’ es sumamente similar al de Lucifer.” (Fuente: Cosmic Convergence)

Sin embargo esta intriga no es lo que realmente está captando la atención de la gente los últimos días, sino una operación de bienes raíces —intermediada por sus socios chinos— que permitió a Jared obtener ganancias desorbitantes por la venta de parte del edificio a Anbang Insurance Group, un grupo asiático que ha despertado preocupaciones de seguridad nacional en el pasado por sus sospechosas inversiones en los Estados Unidos y las ventajas contempladas en la transacción.

¿Cómo pudo Kushner incrementar sus ganancias de manera surrealista a través de ese inmueble justo después de que su suegro ganara las elecciones presidenciales? ¿Qué hizo Jared Kushner para convertir el Edificio número ‘666’ en un potencial de ganancias por $400 millones tan rápido?

edificio 666 kushner

El número de la bestia en el edificio de los Kushner de la Quinta Avenida neoyorquina.

 

La Casa Blanca es de Israel

La delgada brecha de separación entre Jared Kushner y algunos de los gángsters de élite de Israel es motivo de alarma. Esta situación se ha vuelto especialmente aguda después de que se revelara que Kushner no proveyó toda la información solicitada en relación a sus contactos con personajes e intereses extranjeros en el cuestionario de seguridad nacional, lo que ha originado peticiones de congresistas para solicitar la anulación de su acreditación en el sistema de seguridad.

También se habla mucho de la dinámica que ha operado por décadas en la Casa Blanca al usar todo tipo de estrategias, incluyendo tácticas de la mafia, para permitir a Israel monitorear la Casa Blanca. Desde que la ONU admitió formalmente a Israel en su cuerpo en 1949, el naciente gobierno israelí supo que le debía su existencia a los Estados Unidos. No sólo estadounidenses poderosos apoyaron la ‘legitimación’ del crimen internacional cometido contra Palestina, sino que el ejército estadounidense ha garantizado desde entonces la protección de Israel. Así se entiende la necesidad de Tel Aviv de mantener el control y ocupación la Casa Blanca como máxima prioridad de seguridad nacional.

Todo apunta a una operación altamente coordinada de chantaje político llevada a cabo por los servicios secretos de Israel para usar al joven de 35 años, Jared Kushner, como agente infiltrado. Eso pondría al yerno de Donald Trump al centro de una operación diseñada para controlar la Casa Blanca, en la que Ivanka Trump jugaría el papel de pivote de la mafiosa estrategia familiar que se ha convertido en una estrategia de Estado.

Punto clave: En su mandato, el ex-presidente Bill Clinton fue víctima de una operación de chantaje amoroso al morder el anzuelo de la agente de Mossad, Monica Lewinsky, cuyo padre fue un miembro veterano de la inteligencia israelí (aka Sayanim). Cuando Clinton se negó a seguir órdenes específicas de Tel Aviv para sacar agentes encubiertos de la Casa Blanca, el amorío con Lewinsky fue filtrado a Drudge Report. Sin embargo, “el verdadero motivo del escándalo sexual de Lewinsky era forzar a Clinton para dejar de presionar a Israel para salir del West Bank.” Ya que al parecer, alguien olvidó advertirle a Bill Clinton que nadie le dice a Israel lo que debe hacer.

 

Jared Kushner: ¿caballo de Troya?

El punto crucial es que Jared nunca traicionó la agenda liberal globalista para convertirse a un movimiento conservador nacionalista, de hecho es probable que este último sea sólo una antítesis planeada por los globalistas sionistas para imponer su síntesis (el Nuevo Orden Mundial) en años venideros. Pues una familia de fervientes demócratas no se hace republicana de la noche a la mañana… a menos que se les presente la oportunidad de tomar el control de la administración de una nación.

Jared Kushner

Títere del Israel sionista de los Rothschild.

 

Trump también es parte de la operación sionista

Según vaticinó oportunamente el galardonado teólogo y filósofo José Alberto Villasana, Donald Trump está manejado por la misma pequeña élite global banquero-sionista que dijo odiar. Pero esa bastardía no es algo nuevo en él.

Trump es nieto de Frederich Drumf, un judío de origen alemán que cambió su apellido de Drumf a Trump debido a los prejuicios raciales en contra de los alemanes de origen judío después de la primera guerra mundial. La familia ‘Trump’ siempre negó su ascendencia judeo-alemana, y en su libro de 1987, “El arte del reparto” Donald Trump todavía reclamaba su falsa herencia sueca.

Con todo y su delirio sueco, Trump siempre ha brindado incondicional y abierto apoyo a la causa sionista. Su director de campaña fue el judío Michael Glassner, antiguo director regional del lobby judío estadounidense AIPAC, y quien reunió en el pasado fondos para las campañas de George W. Bush (también judío).

En una entrevista en febrero del 2016, dijo: “No se confundan allí en Israel: yo soy el mayor amigo que ustedes tienen hoy. Mi hija está casada con un judío ferviente partidario de Israel, y yo participé en la marcha de apoyo a Israel. Mi amistad con ustedes es muy fuerte”. Su hija Ivanka se convirtió al judaísmo religioso en 2009 al casarse con otro judío, Jared Kushner. Desde ese momento, Ivanka tomó adicionalmente el nombre judío Yael. El hijo de Donald Trump, Donald Jr. se casó con la judía Vanessa Haydon. El otro hijo de Trump, Erick, se casó con la judía Lara Yunaska.

Una vez electo presidente de los Estados Unidos, Donald Trump dio puestos clave en su Administración a al menos once judíos estadounidenses.

Títeres Sionistas

Los títeres de la élite global sionista del Nuevo Orden Mundial.

Sionismo: Por milenios en control de la humanidad

Trump no es ninguna víctima de un golpe de Estado sionista. Desde un principio, él también ha sido parte de la deliberada estrategia de Israel para controlar la Casa Blanca. Todo es parte de una agenda planeada históricamente. Por eso es que constantemente las escrituras de textos sagrados como la Biblia se cumplen “como por arte de magia.”

La ciudad de Nueva York es “la pequeña Israel” y capital del Empire Estate (de la Nueva Babilonia). No importa el imperio o la época, siempre son los banqueros sionistas quienes gobiernan desde las sombras. Ellos son judíos radicales que usan el judaísmo como bandera para causar lástima cuando en realidad son unos asesinos.

Ellos han controlado al Imperio Británico, al Imperio Romano, la Grecia Antigua, el Imperio Babilónico así como a varias Dinastías del Antiguo Egipto. Esta estirpe de banqueros mafiosos, especuladores financieros y recaudadores de deudas e impuestos se han perpetuado a través de milenios, y muy posiblemente desde principios de la Edad de Hierro, en sociedades secretas que han secuestrado los conocimientos ancestrales de viejas tecnologías, y se han encargado de perseguir a todo aquél que los ponga en evidencia. Mataron a sabios y shamanes durante la Inquisición, acusándolos de herejía y blasfemia. Han llamado locos y han destruido a genios como Nicola Tesla, a quien le robaron sus descubrimientos sobre energía libre para ocultarlos y seguir extinguiendo al planeta con la energía basada en hidrocarburos con la cual mantienen el dominio. Y por si fuera poco, ahora —con lujo de cinismo— han decido instaurar como presidente al loco de locos de la posmodernidad: Donald Trump Pence, sólo para despreciar a la gente y para hacerles sentir el grave complejo de superioridad y sociopatía del que son víctimas.

El actual Imperio Sio-Anglo-Americano no es distinto al de ninguna otra época, con la excepción de que el sistema financiero y económico global actual no tienen un respaldo físico. Toda la especulación que hay en torno a este sistema ha obligado a sus dueños a demolerlo de una forma controlada a través del procedimiento de la bancarrota. Por eso escogieron a Trump, un conocido y experimentado artista de la bancarrota. En pocas palabras, en lo que concierne a los esquemas de toma de posesión sionista de la Casa Blanca, así como el evidente control ejercido sobre Charles Kushner, podemos decir que es el demonio quien opera detrás del súbito cambio en la política exterior de los Estados Unidos.

 

Fuentes:

1. The Millennium Report.

2. Jared Kushner: A Suspected Gangster Within the Trump White House.

3. Monica Lewinsky Was An Israeli-Placed Honeypot.

4. The sordid case behind Jared Kushner’s grudge against Chris Christie.