De acuerdo al catedrático Carlos Delfino, la ciencia materialista, mecanicista y neo-darwinista niega a la conciencia absoluta en favor de la materia porque no tiene idea de lo que es el Ser, incluso cuando está científicamente demostrado por neurocientíficos que el mundo exterior es una mera simulación del cerebro. Y lo que es peor, dice Delfino parafraseando a Francisco Rubia Vila: Nosotros “generamos una simulación del mundo exterior para anticipar lo que vamos a hacer en él y, de esa manera, asegurar la supervivencia. Esa sería la razón por la que preferimos un modelo de la realidad antes que la realidad misma.” Sí sabemos cómo y por qué el cerebro nos juega esa “broma pesada” del ego, podemos afirmar que es LA GRAN PROGRAMACIÓN DE LA RAZA HUMANA, la infección prehistórica que, mediante un virus, reprogramó nuestro ADN, con el único objetivo de esclavizar a la Raza Humana. Y esto no fue una broma, sino un plan muy bien pensado.

“Generamos una simulación del mundo exterior para anticipar lo que vamos a hacer en él y, de esa manera, asegurar la supervivencia. Esa sería la razón por la que preferimos un modelo de la realidad antes que la realidad misma.” (Francisco Rubia Vila: Tendencias 21, 12 de Mayo 2013).

La “realidad misma” es la CONCIENCIA ABSOLUTA, este tipo de científico: materialista, mecanicista y neo-darwinista, la niega porque no tienen idea de lo que es el Ser. De todos modos nos ayuda el hecho de haber demostrado QUE EL MUNDO EXTERIOR ES UNA SIMULACIÓN DEL CEREBRO (tenemos que incluir el corazón como 4to. cerebro).

“Hoy sabemos que todo lo que experimentamos se procesa en patrones de actividad neural que conforman nuestra vida. Y no tenemos ninguna conexión directa con la realidad exterior. Vivimos, pues, en una realidad virtual.”

Esto ya no está a discusión, puede haber gente que se niegue a creerlo o lo discuta por deporte, pero esto ya es conocimiento común, más que confirmado por muchos neurocientíficos, totalmente escépticos que no creen en otra cosa que en resultados experimentales.

Parace algo paranormal, pero con la diferencia que es aún mucho más dificil de creer e imposible de concebir, tan impresionante como esto: no tenemos una conexión directa con la realidad exterior y esto se debe al simple hecho de que no hay EXTERIOR todo es INTERIOR, todo es CONCIENCIA: absoluta, colectiva o circunscrita es la misma conciencia, en el tercer caso, con una experiencia en particular.

Pero todo lo que sucede, es dentro de la CONCIENCIA ETERNA, INFINITA, OMNIABARCANTE, NO LOCAL Y ATEMPORAL; o sea energía e información, coherente, consciente, que se manifiesta a sí misma mediante la proyección holográfica de energía einformación. Es la TOTALIDAD: ¡TODO LO QUE HAY!

Dice también Rubia Vila: “De la misma manera, el cerebro crea el yo consciente, aunque aún no sepamos cómo, y a partir de la actividad neuronal se pasa a un concepto tan abstracto como ese. El yo sería una construcción ilusoria que aísla al sujeto de su entorno haciéndole creer que tiene una autonomía que no es real.”

Sí sabemos cómo y por qué el cerebro nos juega esa “broma pesada” del EGO. Es LA GRAN PROGRAMACIÓN DE LA RAZA HUMANA, la infección prehistórica que, mediante un virus, reprogramó nuestro ADN, con el único objetivo de esclavizar a la Raza Humana y ¡Vaya que lo lograron! No fue una broma, fue un plan muy bien pensado.

“La filosofía hindú también considera la realidad exterior como maya, ilusión. Ya en el pasado se conocía que las llamadas cualidades secundarias dependían del sujeto que las experimentaba, como afirmaba Descartes. Y el filósofo napolitano Giambattista Vico lo expresa claramente en su libro La antiquísima sabiduría de los italianos de la manera siguiente: “si los sentidos son facultades, viendo hacemos los colores de las cosas, degustándolas, sus sabores, oyéndolas sus sonidos, y tocándolas, hacemos lo frío y lo caliente.”

Es por todo ello que VIDA COHERENTE S.C. Insiste en salir de ese “yo ilusorio” y vivir en la CONCIENCIA CIRCUNSCRITA, nuestro verdadero yo, esa es la TRANSFORMACIÓN, donde tú permites entrar a tu realidad lo que quieras y lo que no, lo dejas fuera; y eso… ¡Eso se logra trabajando!

Carlos Enrique Delfino

 

 

Fuente:

Carlos Delifno – Vivimos una realidad virtual ¡y nosotros la fabricamos!