En su actualización del 29 de enero de 2018, titulada “Se trazan líneas Este-Oeste — ¿Será el amor y no la guerra?” el analista geopolítico Benjamin Fulford informa que ahora parece más probable que veamos un gobierno mundial en lugar de una guerra mundial en los próximos meses y años, según lo que está sucediendo en todo el mundo. El gobierno militar de Estados Unidos bajo Trump pudo comprar tiempo para sí la semana pasada al amenazar con “detenciones inmediatas” de políticos del Partido Demócrata, que “cedieron para poner fin al cierre del gobierno de Estados Unidos en menos de 72 horas”, señalan fuentes del Pentágono. El hundimiento de un petrolero iraní frente a la costa de Shanghái también pospuso el inicio del petro-yuan con respaldo de oro como reemplazo del petrodólar estadounidense. Sin embargo, tal como están las cosas, el actual régimen estadounidense, que aún está en bancarrota, solo ha comprado tiempo hasta el 8 de febrero. Está claro que Estados Unidos, la nación más endeudada de la historia mundial, es insostenible y necesita un reinicio completo del sistema mundial actual para poder sobrevivir. Los chinos, por su parte, son los mayores beneficiarios del sistema actual y desearían seguir evolucionando a su favor, como lo ha estado haciendo durante años. Qué hacer con esta situación será el tema de las conversaciones de alto nivel en Asia esta semana durante la super luna del día 31 de enero entre representantes de la White Dragon Society (WDS) y representantes de las 13 familias de línea de sangre que controlan el sistema actual.

 

En primer lugar, un año después de que el Foro Mundial en Davos presentara al presidente chino Xi Jinping como su estrella, este año los líderes occidentales se reunieron en Davos con el presidente estadounidense Donald Trump como la principal atracción. Lo que es interesante es que el tema de Davos dominado por Occidente de este año, “Crear un futuro compartido en un mundo fracturado”, es muy similar al tema de China de “Construir una comunidad con un futuro compartido para la humanidad”.

Por supuesto, los chinos y los estadounidenses aún están discutiendo sobre quién estará a cargo de este “futuro compartido”.

Las fuentes del Pentágono esta semana fueron exageradas sobre Trump y su desempeño en Davos, señalando que “Trump sacudió a Davos, con CEOs globalistas de multinacionales de la UE que prometieron invertir y crear empleos en Estados Unidos”. Agregaron que “con el Cabal derrotado, e incapaz de orquestar más banderas falsas o comenzar la Tercera Guerra Mundial, Davos estableció el orden mundial Trump y puede haber lanzado el restablecimiento global de divisas”.

Aún más alarmante, sin embargo, fue la evaluación de la fuente del Pentágono de que “una base subacuática de alta mar frente a Alaska podría haber sido destruida por la concentración militar detrás de Trump, quien ha sido promovido de POTUS a GEOTUS (Dios-Emperador de los Estados Unidos)”.

Los chinos, por su parte, dijeron lo siguiente sobre Trump en Davos a través de su agencia oficial de noticias Xinhua: “Estados Unidos es como el boxeador que jura obedecer las reglas cuando domina la pelea, pero afirma que las reglas deben cambiarse cuando él está perdiendo”.

http://www.xinhuanet.com/english/2018-01/28/c_136931719.htm

El gobierno militar de Estados Unidos bajo Trump pudo comprar tiempo para sí la semana pasada al amenazar con “detenciones inmediatas” de políticos del Partido Demócrata, que “cedieron para poner fin al cierre del gobierno de Estados Unidos en menos de 72 horas”, señalan fuentes del Pentágono. El hundimiento de un petrolero iraní frente a la costa de Shanghái también pospuso el inicio del petro-yuan con respaldo de oro como reemplazo del petrodólar estadounidense. Sin embargo, tal como están las cosas, el actual régimen estadounidense, que aún está en bancarrota, solo ha comprado tiempo hasta el 8 de febrero.

Está claro que Estados Unidos, la nación más endeudada de la historia mundial, es insostenible y necesita un reinicio completo del sistema mundial actual para poder sobrevivir. Los chinos, por su parte, son los mayores beneficiarios del sistema actual y desearían seguir evolucionando a su favor, como lo ha estado haciendo durante años.

Qué hacer con esta situación será el tema de las conversaciones de alto nivel en Asia esta semana durante la super luna del día 31 de enero entre representantes de la White Dragon Society (WDS) y representantes de las 13 familias de línea de sangre que controlan el sistema actual.

El WDS propondrá un…

[Escuchar el análisis completo en el siguiente video…]

 

 

Fuente:

Benjamin Fulford – East-West lines drawn—will it be make love instead of make war?