A nivel científico, hay dos posturas muy diferentes y contradictorias sobre el genoma humano. Por un lado está la teoría Occidental representada por los Estados Unidos, que no reconoce que el ADN sea un texto y que asegura que el 90% del ADN es “basura” pues no produce proteína. Por otro lado, la escuela rusa asegura que el ADN es un texto que se puede sobre-escribir, asocia el mal-llamado “ADN basura” con capacidades paranormales de la conciencia humana —como la telepatía— y asegura haber decodificado el “ADN basura” en su totalidad. ¿Por qué a Occidente y a la élite global sionista les molesta tanto que la humanidad sepa que el “ADN basura” está relacionado con capacidades humanas paranormales, y por qué se niega a revelar el contenido del 90% del ADN humano al que cínicamente llamó “basura”?

El genoma humano contiene todos los enigmas de nuestra existencia. Los más relevantes quizá sean nuestro origen y nuestras capacidades totales, como especie y como seres universales. Desafortunadamente todo indica que hay una conspiración en juego para ocultar esa verdad que fue depositada en lo más recóndito de nuestro organismo como un gran misterio por descifrar.

 

Paradigmas contradictorios

Rusia y Occidente sólo coinciden en una cosa en lo que concierne al genoma humano. Ambos reconocen los trabajos de Francis Crick y James Watson, galardonados con el Premio Nobel, en 1962, por descubrir la doble hélice de la estructura del ADN.

A partir de entonces, Occidente —a pesar de contar con científicos íntegros y excelentes— se dejó guiar por la élite global sionista que controla a los Estados Unidos para ocultar la información del 90% del ADN humano argumentando que como no produce proteína, se trata básicamente de código inservible al que se refirieron de ahí en adelante como “código basura.”

En 1998, mientras en Occidente se seguía hablando del “ADN basura” el Dr. Pjotr Garjajev ya publicaba su obra “Sobre Nuestras investigaciones Científicas” en la que resumió las implicaciones de las investigaciones rusas del Genoma Humano Completo a cargo de él mismo y de el Dr. Vladimir Poponin.

Dichas investigaciones se iniciaron en 1990, cuando Rusia todavía era la URSS, y gracias a ellas los rusos pudieron decodificar el 90% del ADN que Occidente llamaba “código basura.” El Dr. Garjajev afirmó que “tal código no es basura, y los rusos sabemos bien para qué sirve, pues lo hemos decodificado con éxito.” Lo más asombroso es que los rusos descubrieron que el “ADN basura” está relacionado con fenómenos paranormales como la clarividencia, la intuición, hechos remotos de curación, la autocuración y la telepatía.

 

Libertad de Conciencia vs. Manipulación genética para el exterminio

Además, según los rusos y el Dr. Garjajev, el ADN es un texto que se puede leer y se puede sobre-escribir. “Pero a Occidente eso le parece una aberración imposible, pues allá sólo trabajan con la parte del ADN que produce proteína. Occidente usa mucho la técnica de cortar y pegar fragmentos de código de ADN para manipular alimentos transgénicos.” El Dr. Garjajev criticó severamente a los Estados Unidos diciendo que como el ADN es un texto, cuando Occidente corta y pega fragmentos de ADN está alterando la redacción de todo el genoma, ocasionando graves consecuencias a todo el organismo.

Una de las consecuencias de esto es el cáncer provocado por alimentos transgénicos. “Pues en los Estados Unidos ya exterminaron el 70% de las abejas por que estas tuvieron que consumir polen de plantas transgénicas. Y están haciendo lo mismo con los seres humanos al darles de comer alimentos transgénicos.”

Esto se debe a que la información que el alimento transgénico le ingresa al ADN humano es una información equivocada, pues sólo ha sido cortada y pegada sin respetar la redacción íntegra del genoma. Es como si estuviéramos ingiriendo una versión adulterada del alimento, o un veneno.

El Dr. Garjajev afirma que Occidente se está aniquilando y va a morir lentamente y con mucho sufrimiento a causa de los alimentos transgénicos de las corporaciones multinacionales de la élite global, como el monopolio Oxitec-Syngenta-Monsanto, que es donde sionistas como Bill Gates invierten su dinero.

Esa es la diferencia esencial entre la genética Occidental de los Estados Unidos y la genética rusa. La primera de ellas, inocente o deliberadamente, no reconoce que el ADN es un texto, para justificar el crimen que está cometiendo contra la humanidad mediante la alimentación transgénica. Quien no quiera entender esto como una clara evidencia de conspiración, bien puede seguir creyendo en Papá Noel. Pero la conspiración de la élite global que opera detrás de los Estados Unidos es aún más oscura. Según el proyecto ruso del genoma humano completo, lo que Estados Unidos llamó ADN basura es en realidad el código que explica fenómenos como la clarividencia, la intuición, hechos remotos de curación, la auto-curación, la telepatía (que está comprobada por el método científico) y el entrelazamiento del ADN, también conocido como el entrelazamiento cuántico.

 

Entrelazamiento cuántico del ADN: La Revolución de la conciencia que teme la élite global

El entrelazamiento cuántico es posible cuando dos personas, aunque estén separados espacialmente, pueden comunicarse sin necesidad de usar palabras y pueden saber cómo están. De este modo, según los científicos alemanes Grazyna Fosar y Franz Bludorf, a través del entrelazamiento del ADN, la raza humana puede alcanzar estados superiores de conciencia como la hipercomunicación. Y a través de la hipercomunicación, como especie, la humanidad también podría alcanzar la masa crítica y dar el famoso salto cuántico de la conciencia humana para lograr la manifestación cuántica más poderosa de la historia y cambiar el mundo con absoluta certeza matemática. De ello podemos concluir que el ADN es lo más importante que hay no sólo para conocer nuestro origen, sino también para trascender nestra capacidad de comunicación universal.

Pero a la élite global que opera detrás de los Estados Unidos no le conviene que sepamos nada de esto, pues ellos correrían un riesgo muy alto al permitir a la humanidad acceder a capacidades innatas que le llevarían a emprender una revolución de la conciencia que acabaría con los privilegios y el poder global del pequeño clan sionista y los poderes oscuros a los que sirven como prostitutas a cambio de delirios de poder.

 


Fuentes:

1. Libre Conciencia.