Karen Hudes es graduada de la Escuela de Leyes de Yale y trabajó en el departamento legal del Banco Mundial durante más de 20 años. De hecho ocupaba el cargo de Asesora Principal cuando la despidieron por denunciar la corrupción dentro del Banco Mundial. Ella se encontraba en una posición única para ver exactamente cómo la elite mundial domina el mundo y la información que ha revelado al público es absolutamente asombrosa. Según Hudes, la élite global usa una red muy estrecha de instituciones financieras y mega corporaciones para dominar el planeta. El objetivo es el control. Quieren esclavizarnos a todos a través del endeudamiento, quieren que todos nuestros gobiernos sean esclavizados por la deuda, y quieren que todos nuestros políticos sean adictos a las enormes contribuciones financieras que canalizan a sus campañas. Dado que la elite también posee todas las grandes compañías de medios, los principales medios de comunicación nunca nos permiten saber que hay algo fundamentalmente erróneo en la forma en que funciona nuestro sistema.

 

 

No se trata de un “teórico de la conspiración” quien dice estas cosas. Hudes es una abogada educada en Yale quien trabajó como asesora legal dentro del Banco Mundial durante más de dos décadas. El siguiente resumen de sus credenciales proviene directamente de su sitio web:

Karen Hudes estudió leyes en la Escuela de Leyes de Yale, y economía en la Universidad de Amsterdam. Trabajó en el Export Import Bank de los EE.UU. de 1980 a 1985 y en el Departamento Jurídico del Banco Mundial de 1986 a 2007. Estableció el Comité de Organización No Gubernamental de la Sección de Derecho Internacional de la Asociación Americana de Abogados y el Comité sobre Multilateralismo y Responsabilidad de las Organizaciones Internacionales de la Rama Estadounidense de la Asociación de Derecho Internacional.

Hoy, Hudes está tratando arduamente de exponer el sistema financiero corrupto que la élite global está utilizando para controlar la riqueza del mundo. Durante una entrevista con The New American, ella discutió cómo estamos permitiendo voluntariamente que este grupo de elitistas domine totalmente los recursos del planeta:

“Una ex informante del Banco Mundial, la ex asesora principal Karen Hudes, dice que el sistema financiero global está dominado por un pequeño grupo de figuras corruptas y hambrientas de poder centradas en la Reserva Federal de los EE.UU. de propiedad privada. La red también se hizo con el control de los medios para encubrir sus crímenes, explicó. En una entrevista con The New American, Hudes dijo que cuando intentó denunciar múltiples problemas en el Banco Mundial, fue despedida por sus esfuerzos. Ahora, junto con una red de compañeros denunciantes, Hudes está decidida a exponer y poner fin a la corrupción. Y ella confía en el éxito.”

Citando un explosivo estudio suizo de 2011 publicado en la revista PLOS ONE sobre la “red de control corporativo global”, Hudes señaló que un pequeño grupo de entidades —en su mayoría instituciones financieras y especialmente bancos centrales— ejercen una enorme influencia sobre la economía internacional desde detrás de las escenas. “Lo que realmente está sucediendo es que los recursos del mundo están siendo dominados por este grupo”, explicó, y agregó que los “corruptos tomadores de poder” también han logrado dominar a los medios de comunicación. “Se les permite hacerlo.”

El estudio suizo que Hudes menciona fue realizado por un equipo de investigadores en el Instituto Federal Suizo de Tecnología en Zurich, Suiza. Ellos estudiaron las relaciones entre 37 millones de empresas e inversores en todo el mundo, y lo que descubrieron es que existe una “super-entidad” de solo 147 megacorporaciones muy unidas que controlan el 40 por ciento de toda la economía global:

“Cuando el equipo desenredó aún más la red de propiedad, descubrió que gran parte de ella se remontaba a una “súper-entidad” de 147 empresas aún más unidas —toda propiedad pertenecía a otros miembros de la super-entidad— que controlaba 40 por ciento de la riqueza total en la red. “En efecto, menos del 1 por ciento de las empresas pudieron controlar el 40 por ciento de toda la red”, dice Glattfelder. La mayoría eran instituciones financieras. Entre los primeros 20 se incluyen Barclays Bank, JPMorgan Chase & Co y The Goldman Sachs Group.”

Pero la élite global no solo controla estas megacorporaciones. Según Hudes, también dominan las organizaciones no elegidas e irresponsables que controlan las finanzas de prácticamente todas las naciones en la faz del planeta. El Banco Mundial, el FMI y los bancos centrales, como la Reserva Federal, controlan literalmente la creación y el flujo de dinero en todo el mundo. (Ver: El Banco de la Reserva Federal – 100 años de engaño).

En la cima de este sistema está el Banco de Pagos Internacionales. Es el banco central de los bancos centrales, y a continuación se muestra un video donde se puede ver a Hudes decirle a Greg Hunter de USAWatchdog.com lo siguiente:

“No tenemos que esperar a que alguien dispare la Reserva Federal o el Banco de Pagos Internacionales … algunos estados ya han comenzado a reconocer la plata y el oro, los metales preciosos, como moneda.”

La mayoría de las personas nunca han oído hablar del Banco de Pagos Internacionales, pero es una organización extremadamente importante. En un artículo anterior, describí cómo este “banco central del mundo” es literalmente inmune a las leyes de todos los gobiernos nacionales:

“Una organización internacional inmensamente poderosa de la que la mayoría de las personas nunca han oído hablar secretamente controla el suministro de dinero de todo el mundo. Se llama Banco de Pagos Internacionales, y es el banco central de los bancos centrales. Está ubicado en Basilea, Suiza, pero también tiene sucursales en Hong Kong y la Ciudad de México. Es esencialmente un banco central del mundo no electo ni responsable que tiene inmunidad completa frente a los impuestos y las leyes nacionales. Incluso Wikipedia admite que “no es responsable ante ningún gobierno nacional.” El Banco de Pagos Internacionales fue utilizado para blanquear dinero para los nazis durante la Segunda Guerra Mundial, pero en estos días el objetivo principal del BIS es guiar y dirigir la planificación del sistema financiero mundial. Hoy 58 bancos centrales mundiales pertenecen al BIS, y este tiene mucho más poder que cualquier político para influir la economía de los EE.UU. (o cualquier otra) en el transcurso del próximo año. Cada dos meses, los banqueros centrales del mundo se reúnen en Basilea para otra “Reunión de Economía Global.” Durante esas reuniones se toman decisiones que afectan a todos los hombres, mujeres y niños del planeta, y ninguno de nosotros tiene voz ni voto en lo que sucede. El Banco de Pagos Internacionales es una organización que fue fundada por la élite global y opera en beneficio de la élite global, y está destinada a ser una de las piedras angulares clave del sistema económico mundial emergente.”

Este sistema no se creó por accidente. De hecho, la élite global ha estado desarrollando este sistema durante mucho tiempo.

Un artículo titulado “¿Quién maneja el mundo? Prueba sólida de que un núcleo de ricos elitistas está tirando de las cuerdas”, incluye una cita del profesor de historia de la Universidad de Georgetown, Carroll Quigley, de un libro que escribió en 1966, en el que discutía los grandes planes que tenía la élite —ya desde entonces— para el Banco de Pagos Internacionales:

“Los poderes del capitalismo financiero tenían otro objetivo de largo alcance, nada menos que crear un sistema mundial de control financiero en manos privadas capaz de dominar el sistema político de cada país y la economía del mundo en su conjunto. Este sistema debía ser controlado de manera feudal por los bancos centrales del mundo que actuaban en concierto, por acuerdos secretos concertados en frecuentes reuniones privadas y conferencias. El vértice del sistema sería el Banco de Pagos Internacionales en Basilea, Suiza, un banco privado de propiedad y controlado por los bancos centrales del mundo, que a su vez eran corporaciones privadas.”

Y eso es exactamente lo que tenemos hoy.

Vivimos en un sistema de “neo-feudalismo” en el que todos nosotros y nuestros gobiernos nacionales estamos esclavizados por la deuda. Este sistema está gobernado por los bancos centrales y por el Banco de Pagos Internacionales, y sistemáticamente transfiere la riqueza del mundo fuera de nuestras manos y en manos de la élite global.

Pero la mayoría de la gente no tiene idea de que algo de esto está sucediendo porque la elite global también controla lo que vemos, escuchamos y pensamos. Hoy en día, solo hay seis grandes corporaciones de medios que controlan más del 90 por ciento de las noticias y entretenimiento que ves en tu televisión en los Estados Unidos.

 

 

 

Fuentes:

1. Wake Up World – World Bank Whistleblower Reveals How the Global Elite Rules the World.

2. Mente Alternativa – Consejo de Relaciones Exteriores controla casi todos los medios de comunicación convencionales.

3. Swiss Propaganda Research – The American Empire and its Media.

4. PLOS – The Network of Global Corporate Control.