El científico Brien Forster ha proporcionado una actualización sobre los resultados de ADN recientemente publicados sobre los cráneos alargados de Paracas, Perú. Se trata de una investigación sumamente reveladora, no sólo por que los académicos se han negado a estudiarlos durante décadas, sino también porque es claro que forman parte de una cultura muy distinta, no sólo biológicamente, a las culturas nativas de Perú. Incluso un radiólogo del equipo de investigación de Forster se ha atrevido a decir que los cráneos no pertenecen a la especie homo sapiens sapiens, es decir que no son humanos. Ha tomado cinco años obtener los resultados genéticos desde que el equipo de Forster inició el proceso de investigación y análisis, de los cuales tomó casi tres años tan sólo obtener el permiso del Ministerio de Cultura de Perú “con quien trabajamos muy de cerca, especialmente con el arqueólogo Rubén Soto, para que el gobierno aprobara las pruebas de ADN” —dice Forster. Además, la divulgación de los resultados viene expuesta con una narrativa llena de cautela, inconsistencias, y evidente control, pues inicialmente Forster habló de un tercer laboratorio que también se utilizó en Santa Cruz (Universidad de California) mismo que reportó que no se obtuvieron resultados de las 18 muestras. Forster no está seguro de si eso es cierto o si los resultados fueron tan extraños que la Universidad decidió ocultarlos. Sin duda la polémica suscitada en torno a las investigaciones seguirá provocando al status quo y a los científicos anquilosados por viejos paradigmas e intereses geopolíticos y exopolíticos, pues los resultados indican que los haplogrupos más comunes que aparecieron en el análisis de ADN practicado a los cráneos fueron los U2E y también los H, H1A y H2, mismos que no son originarios del continente americano. Si nos fijamos en el porcentaje más frecuente de los haplogrupos U2E y H1 —dice Forster— estos se encuentran entre los mares Negro y Caspio, así como en las montañas del Cáucaso, lo que sugiere que hubo un patrón migratorio ancestral desde el Mar Negro hacia Perú hace dos mil o tres mil años. Esta información coincide con la información proporcionada por el delator del Programa Espacial Secreto (SSP), Corey Goode, quien ha vinculado los cráneos alargados de Paracas con la cultura pre-adamita que combatió a los Elohim y se convirtió en antagonista del hombre. Entre los descendientes de estos pre-adamitas, Goode señala a diversos miembros del Cabal sionista, ya que históricamente se ha vinculado a los jázaros precisamente con esa región del Mar Caspio. ¿Por qué se ha tardado tanto en empezar a divulgar el origen de estos cráneos? ¿Acaso son este grupo de humanoides de cráneo alargado los ancestros pre-adamitas de lo que hoy llamamos el Cabal, los Illuminati o el Nuevo Órden Mundial?

 

 

Brien Forster informó que se analizaron un total de dieciocho cráneos y los resultados se tomaron de 12 de ellos. El ADN estaba tan degradado, después de dos mil a tres mil años, que de las 58 muestras de 18 cráneos sólo se obtuvieron resultados de 12 cráneos de dos laboratorios diferentes, uno en Canadá (Universidad de Lakehead, Ontario) y otro en UCLA en California. En su primer informe, Brien Forster habló de un tercer laboratorio que también se utilizó en Santa Cruz (Universidad de California) y que reportó que no se obtuvieron resultados de las 18 muestras. Forster no está seguro de si eso es cierto o si los resultados fueron tan extraños que la Universidad decidió ocultarlos. No obstante, en su segundo reporte, Forster niega que el laboratorio de Santa Cruz (Universidad de California) haya estado involucrado en el análisis. Todos estos errores indican que hay control en la divulgación y que evidentemente ésta es parcial.

“Este es uno de los cráneos alargados. Este es uno de los que creemos que es de forma natural y, a medida que avance, verá la complejidad del diseño. Mirad toda esa curvatura asombrosa, y básicamente hay una depresión aquí donde estarían los dos hemisferios. Las cuencas de los ojos son muy grandes y aquí falta una sutura sagital.”

craneos alargados paracas

Cráneos alargados de Paracas, Perú.

 

¿Por qué el ADN de los nativos americanos no aparece en las prueba de ADN?

Según Forster, lo que se puede decir en este momento es que se supone que todos los nativos americanos de ascendencia 100% nativa son y fueron de los haplogrupos A B C y D. No obstante, de los resultados obtenidos, sólo cuatro de los cráneos alargados fueron del haplogrupo B, lo que indica que hay una ascendencia indígena. Pero en los otros cráneos esto no fue así, y los haplogrupos más comunes que aparecieron fueron los U2E y también los H, H1A y H2. Si nos fijamos en el porcentaje más frecuente de los haplogrupos U2E y H1, estos se encuentran entre los mares Negro y Caspio, como en las montañas del Cáucaso, por lo que todo esto es muy intrigante.

craneos alargados crimea

Los dos cráneos anteriores son de un museo en Crimea, que data de alrededor del 300 a.C. Son bastante similares en forma a algunos de los encontrados en Paracas.

El Haplogrupo padre de H2a es H2, que parece originarse en el área del Mar Caspio, lo que apoya una conexión entre Armenia y Crimea. Por lo tanto, es plausible que los antepasados del cráneo con el haplogrupo H2a migraron a la costa del Perú, como en Paracas, a través del Océano Índico y luego del Océano Pacífico entre 2000 y 3000 años atrás.

craneos alargados rumania

Muchos cráneos de naturaleza alargada se encuentran en Rumania, que se localiza en el borde occidental del Mar Negro, y también datan de alrededor de 2000 años de antigüedad. ¿Podrían haber emigrado de Crimea y luego haberse extendido a Europa?

 

 

Conexión migratoria con el Mar Negro

Otra información que Forster también “ha podido compartir” es lo que él creé que es el patrón migratorio, “porque estas personas, como algunos indígenas del área del Caspio y del Mar Negro, eran y son de cabello rojo oscuro y también de piel muy clara y ojos verdes, y esto parece para corresponder también con los cráneos alargados de Paracas.

jazaria

Los jázaros en realidad son una tribu que habitaban en la región del Mar Negro y que fueron usados como mercenarios por el imperio bizantino contra los omeyas, y más tarde contra los persas. Pero la controversia jázara inicia en el siglo VIII D.C. cuando líderes jázaros se convirtieron al judaísmo. De ahí la conexión de la élite jázara sionista con el Mar Caspio y Jazaria.

Así que creo que lo que sucedió, dice Forster, es que hace unos 3.000 años, los antepasados ​​de los Paracas decidieron abandonar el territorio del Mar Negro y Caspio porque estaban siendo invadidos por alguien y viajaron al sur a través de Iraq e Irán hasta el Golfo Pérsico y allí terminaron navegando hacia el este y finalmente encontraron su camino a la costa de Perú. Hay diferentes rutas que podrían haber usado. Podrían haber pasado por Hawai, también podrían haber pasado por Nueva Zelanda, pero luego terminaron en la bahía natural más grande de la costa de Perú, que es Paracas, y allí decidieron vivir porque básicamente no había nadie viviendo en ese lugar y podrían vivir en paz. Y allí desarrollaron su alta cultura.”

migraciones humanas haplogrupos

Migraciones humanas en haplogrupos mitocondriales.

Esto es solo el lanzamiento inicial de la información, dice Brien Forster. Pero pronto habrá más y se publicará un libro que estará disponible probablemente para fines de febrero de 2018. También habrá un DVD que estará disponible en el sitio web de L.A. Marzulli.

 

Corey Goode: Historia del Cabal antagonista del ser humano

Según el delator del Programa Espacial Secreto, Corey Goode, una civilización extraterrestre “pre-adamita” de gigantes con cráneos alargados parece haber chocado hace 55,000 años en el continente que hoy conocemos como Antártida. Este grupo es el origen aparente de lo que hoy llamamos el Cabal, los Illuminati o el Nuevo Órden Mundial.

adamitas vaticano

Puede resultar difícil —al público no especializado— reconocer el marco de evidencias que engloba esta hipótesis. Por ello abundan los comentarios negativos en torno al tema, tales como: acusaciones por “falta de pruebas”, estrategias de “distracción”, “manipulación”, “desinformación”, etc.

Pero el simple número de testimonios de diversos “insiders”, y la información científica existente, son suficientes para sostener y dar solidez al argumento de esta narrativa, que Wilcock confía que es verdadera ya que encaja con la línea de investigación e hipótesis que él mismo ha formulado a lo largo de veinte años con investigaciones propias y revelaciones de una gran variedad de fuentes.

 

 

Pruebas arqueológicas

Los pre-adamitas tenían cuerpos gigantes, cráneos alargados y un coeficiente intelectual muy avanzado, en comparación con el de los humanos terrestres nativos.

Ha habido una asombrosa campaña de encubrimiento de innumerables hallazgos de esqueletos con cráneos alargados alrededor de todo el mundo. Claramente, cualquier observador objetivo puede darse cuenta de que “alguien” no quiere que accedamos a esta información ni que conectemos las evidencias, pues exámenes de ADN han revelado que los cráneos alargados de Paracas pertenecen a una creatura muy distinta al homo sapiens, además que no es posible alterar el cráneo de esa forma mediante la deformación craneana practicada por algunas culturas nativas alrededor del mundo.

 

Estos seres se clonaron a sí mismos para poblar el planeta

Los pre-adamitas también usaron tecnología avanzada que les permitió establecer civilizaciones alrededor del mundo —y crear dinastías aristocráticas basadas en líneas de parentesco. Como su población era muy pequeña al llegar a la Tierra, se involucraron en un extensivo programa de clonación.

Incluso en los primeros años, su población estuvo formada básicamente por seres híbridos con ADN pre-adamita mezclado con el de otras culturas nativas de la Tierra.
Por eso es que hay cráneos humanos alargados con características mesoamericanas, así como otros cráneos alargados con características meso-orientales en Egipto, y otros con ciertas características en Sudáfrica y otros lugares.

 

Se convirtieron en antagonistas del hombre

Según revela Corey Goode, los pre-adamitas sabían de la existencia de otros grupos extraterrestres que trabajaban en la Tierra y fuera de ella, incluyendo a los “Elohim” que la mayoría considera como un grupo “benévolo.”
Desde entonces, todos estos grupos han operado en secreto debido al Tratado Mohammed del año 800 A.C. en el que se estableció que la presencia de civilizaciones extraterrestres más avanzadas era demasiado disruptiva para las culturas nativas.

Según las fuentes de Goode, la inundación que destruyó a la Atlántida convirtiéndola en la Antártida después del cambio de polos de la Tierra, fue autorizada y permitida por los Elohim. Los pre-adamitas sabían que esto sucedería y pidieron clemencia antes del acontecimiento, pero les fue negada. La historia completa de este acontecimiento está preservada en el Libro de Enoc, un testamento apócrifo que Jesús cita constantemente en el Nuevo Testamento, mostrando que sabía de su existencia.
La civilización pre-adamita quedó casi extinta en la catástrofe, que tuvo lugar hace aproximadamente 12,500 años, pero su gente sobrevivió con la memoria intacta.
Y aún están resentidos por el ataque de los Elohim en su contra. La película “Noah” de Russell Crowe alude muy bien a esta religión secreta recurrente de la élite global.

 

La Alianza es una revolución en proceso

Según Corey Goode, actualmente hay una revolución en la que mucha gente que presume tener ADN pre-adamita se está alejando de las aspiraciónes psicópatas y genocidas de algunos de sus ancestros. Insiders, como Pete Peterson, definen esta como “la batalla entre el Antiguo Cabal y el Nuevo Cabal.”

De acuerdo a esta hipótesis, los miembros de el nuevo Cabal están hartos y cansados de las locuras que sus antepasados han perpetuado en el planeta, y conforme heredan las estructuras de poder, intentan cambiar las cosas para bien.
Ellos son parte de “La Alianza Terrestre”, que sería un conglomerado de diferentes grupos que trabajan juntos para salvar a nuestro planeta. Todos nosotros somos híbridos y tenemos rastros de diversos tipos de ADN en nuestra sangre.

La realidad de un planeta plural, con mestizaje entre razas y especies distintas, es algo positivo. El problema es que cada vez que un grupo determinado intenta hacerse con el poder y proclama el estátus de “élite” y siente que tiene derecho de esclavizar y exterminar a otros, se genera un desbalance cósmico que debe ser revertido por los extraterrestres benévolos que vigilan la existencia.

De acuerdo a Corey Goode, muchos de nuestros héroes más fuertes son ex-miembros de el Cabal que han decidido luchar contra los miembros que quieren seguir esclavizando y asesinando a billones de personas.

 

 

 

 

Fuentes:

1. Brien Forster – FINALLY: DNA Results Of The Paracas Elongated Skulls Of Peru!

2. Brien Forster – DNA Results Of The Paracas Elongated Skulls Of Peru: Part 2: Black Sea Connection.

2. Tercer Milenio – Contacto con Fernando Correa: ADN Cráneos Alargados. Trompetas del Apocalipsis (280118).

3. Mente Alternativa – Historia del Cabal: Antártida y la Atlántida perdida bajo el hielo antártico.