El chamanismo fue una parte integral de la humanidad hace miles de años. Los chamanes fueron los primeros sanadores, maestros y eruditos. Eventualmente, la sabiduría de los chamanes se perdió a tavés de los juicios y tribulaciones de la humanidad. Ahora, en la era moderna, con ayuda de la tecnología que nos permite acceder a la sabiduría del resto del mundo hemos logrado rescatar la sabiduría ancestral de los chamanes. De hecho, la ciencia cuántica actualmente se ha convertido en equivalente a las prácticas ancestrales chamánicas. A continuación describimos cinco formas en que el nivel de la realidad sub-atómica se corresponde con los métodos centrales de la sanación chamánica.

 

1. Efecto Observador

 

Se sabe mediante experimentos de laboratorio que las partículas sub-atómicas (la fábrica del universo) resultan afectadas cuando son observadas. A través de rituales con música, danza y ceremonias, los chamanes encantaban al paciente en un estado de optimismo en el que su creencia era que sanarían una vez que el ritual finalizara. El paralelismo en este caso es que tanto el chamán como el paciente juegan el rol del observador (y a veces la tribu entera), y ayudan al enfermo a través de la presencia de una creencia positiva. A veces la atmósfera creada durante estos rituales produce estados de encantamiento y creencia tan poderosos en la mente del paciente que su cuerpo recibe energía suficiente para quitar la enfermedad. Algo similar puede verse en el laboratorio cuando el estado de las partículas cambia al ser estas observadas.

 

 

2. Multiversos

Hay diferentes versiones de la teoría del multiverso hoy en día, pero todas ellas llegan a la misma conclusión: que hay múltiples dimensiones existiendo simultáneamente. Los chamanes son capaces de acceder a ellas. A menudo, lo que el chamán hace es acceder a diferentes reinos habitados por múltiples espíritus a través del uso de planta psicodélicas, y les pide ayuda. El chamán a veces sacrificará algún animal a cambio de las energías curativas de los espíritus. Los espíritus absorben la enfermedad en algunos casos. Los seres invisibles de los que los chamanes obtienen ayuda son de las otras dimensiones de las que habla la teoría del multiverso.

 

 

3. No-Localidad

El principio de no-localidad establece que un objeto puede influenciar el comportamiento de otro objeto a la distancia, sin ninguna conexión directa o local entre ambos. El chamán puede ayudar al paciente de forma no-local. No hay causalidad ni efecto lineal en el proceso curativo chamánico. Todo el proceso de hecho es remoto, ya que el chamán y el paciente al que cura no tienen conexión directa. No obstante, el chamán puede provocar cambios en el cuerpo físico del paciente. Los chamanes también usan la no-localidad para recolectar sabiduría o información que la tribu necesite ya sea para encontrar los mejores sitio para cazar o sólo algo de psicoterapia. La visión remota es uno de los métodos no-locales usados para saber cuando algo algo ocurre sin estar físicamente presente.

 

 

4. Longitud de Planck / Teoría de Cuerdas

El concepto de que todo el universo es una sola conciencia viene de la física cuántica. La longitud de Planck es una ecuación matemática que denota que la más pequeña unidad mesurable de energía que puede existir es la energía fundacional del universo. La fundación del universo es una unidad extremadamente baja e indivisible de energía que sugiere que hay un límite para nuestra realidad. ¿La conciencia pura podría ser ese límite? Después de todo, nosotros no podemos concebir nada que esté fuera de la conciencia. La correlación entre conciencia y la escala de Planck radica precisamente ahí. Los chamanes también tienen un concepto para esto. Lo llaman el “axis mundi” o conector de reinos, el universo que contiene a los demás universos. Ellos creían que tenían que transversar el axis mundi para encontrar a los espíritus que buscaban, que es la misma realidad última accesible a través de la física cuántica e incluso mediante la auto-observación.

 

 

5. Inclusión fotónica y exclusión de electrones

Según el principio de exclusión de Pauli, la solidaridad de la materia es causada por
electrones que se repelen unos a otros. La exclusión de electrones crea la estructura atómica. Por otro lado la luz (no-solidez) se comporta de formas opuestas. Los fotones se atan y mezclan unos con otros en vez de repelerse, hay una inclusión en vez de una exclusión. Mediante esto, puede decirse que las energías femeninas y masculinas están incrustadas en el universo. Y como humanos nosotros también tenemos aspectos masculinos y femeninos. Los chamanes reconocen esto e incluso aseguran que la inequidad de ambos puede ser a veces la causa de enfermedades. Los chamanes siempre han tenido una evidente energía amorosa radiando entre ellos. Uno de sus objetivos es balancear las energías del individuo instalando sentimientos de amor y unidad. Cuando los humanos expresan amos y sexualidad física se verifica la danza mágica entre la inclusión de fotones (no-física) y la exclusión de electrones (física), que es la razón por la que el amor y la sexualidad también pueden ser una experiencia sanadora y transformativa. Por eso los chamanes siempre expresan una energía muy amorosa con quien están sanando.

La palabra chamán significa “el que sabe.” De hecho, en culturas ancestrales eran ellos quienes poseían las habilidades más remarcables. Ellos aprovechaban las fuerzas fundamentales del universo para encontrar soluciones a nuestros problemas. Para muchos es esa una capacidad mucho más poderosa que nada que hayamos logrado en la era moderna. La sabiduría ancestral fue mucho más avanzada que la nuestra en muchos sentidos.

 

Fuentes:

Truth Theory.