Desde tiempos antiguos, las sociedades ancestrales chamánicas sabían que los pensamientos y emociones colectivos son capaces de producir campos electromagnéticos y alteraciones en el mundo físico, ya que todo en el universo está interconectado como un todo a través de un campo magnético. Este “milagro” fue confirmado por la ciencia moderna en el siglo XX. ¿Cómo es qué nadie ha a hablado de ello?

La agenda transhumanista

En una llamada reciente, el investigador y autor David Icke explicó al periodista Alex Jones cómo el ADN humano está reduciendo significativamente el tiempo de vida de las personas. Icke dice que todo en el universo está interconectado, y que todo lo que dicen las personas se interconecta de algún modo, pues el ADN y el ARN están conectados y son transmisores y receptores de información. De hecho, agrega Icke:

“El ADN es receptor y transmisor de información, y todo es una frecuencia. Los alimentos orgánicos y el agua limpia son una frecuencia. El agua contaminada y los alimentos transgénicos son otra frecuencia distinta, y cuando comemos alimentos transgénicos o bebemos agua contaminada, o cuando nos sentamos todo el día en la escuela expuestos a campos de radiación Wi-Fi; es decir, cuando nuestro entorno sufre un incremento de transformaciones respecto a su estado original visualizamos los alimentos a un nivel holográfico como algo que está en un plato, pero en su forma básica esos alimentos sólo son un campo de información, y ese campo distorsionado de información se llama comida chatarra, y el agua contaminada y el campo de radiación Wi-Fi interactúan con nuestro ADN y lo transforman. Cuando un campo de información distorsionada transmite información hacia otro campo de información lo distorsiona también, y eso es lo que está ocurriendo en el mundo. El ADN humano fue alterado con la secuencia programática de otra especie animal, y eso quedó plasmado en los seres humanos. Alguien está reprogramando a la humanidad deliberadamente y convirtiéndonos en abominaciones.
Historias ancestrales alrededor de todo el mundo coinciden al hablar de “dioses” que se hibridaron con humanos y que transformaron su forma humana. Si entiendes cómo funciona el ADN, no tienes que mutar las especies ni transformarlas mediante procesos de procreación sexual. Lo puedes hacer transmitiendo la información genética de una especie al ADN de otra especie en la frecuencia adecuada, y al recibirla, el ADN mutará de acuerdo a la información recibida.
Es aquí donde aparece la agenda transhumanista: Guerras artificiales, colapsos financieros artificiales, comida artificial, todo es parte de una gran agenda, porque vivimos en una computadora biológica y ellos quieren instalar un software tecnológico artificial en la computadora biológica natural para manipularnos y para controlar nuestra percepción a un nivel nunca antes visto.”

Icke y Jones respaldan la teoría de que un gobierno en la sombra está creando una sub-realidad energética en una banda de frecuencia específica en el cerebro humano para conectarse al mismo. “Van a conectar la mente humana y sus procesos de percepción a una red de inteligencia artificial” —dice Icke.

Google es el centro de este proyecto e internet es fundamental para instalar esa realidad artificial generada tecnológicamente que están construyendo y a la que quieren conectar a los seres humanos. Eventualmente la gente va a desarrollar una mente artificial, es decir, una conciencia de panal masiva conectada a todo tipo de artefactos integrados, y eso creará una nueva realidad. Icke explica cómo la sociedad ha sacado a la gente de su nivel expandido de conciencia —su verdadero ser— transfiriéndola a un nivel limitado adscrito a la realidad de los cinco sentidos:

“La percepción de los seres humanos ha sido totalmente manipulada y determinada por los cinco sentidos. Todo en esta realidad es: ‘mira esto, huele esto, saborea esto’, y el sistema educativo ancla a la gente en los cinco sentidos y el hemisferio izquierdo del cerebro que conecta más que ninguna otra parte del cerebro a los cinco sentidos, y la gente de ese modo se queda restringida a una banda limitada de realidad sensorial.
Lo que la élite busca con la implantación de la agenda transhumanista es no sólo anclar a la gente a la realidad de los cinco sentidos, sino hacer que sea esta lo único que sean capaces de percibir, quieren crear una situación en la que una subrealidad colectiva generada artificialmente persista como una nube global masiva conectada a los procesos de pensamiento y percepción transmitiendo a la gente una realidad falsa que les haga creer que es real.”

Este escenario sería la fase final del paradigma fisicalista/materialista en que los humanos evolucionarían a meros robots bio-tecnológicos (cyborgs). Por otro lado, la última esperanza para la humanidad es que todavía tenemos oportunidad de volver al paradigma cuántico/energético ancestral original y convertirnos en lo que fuimos antes de la gran intervención a la humanidad. Así como la élite creó una realidad limitada y reprogramaron el ADN para ajustarse a sus necesidades de control, también es posible para los humanos crear las frecuencias necesarias para sanar y escapar de la agenda transhumanista.

 

Sanar con emociones

Como David Icke, el autor e investigador Gregg Braden asegura que existe un campo que conecta todo en el universo, y explica cómo los pensamientos y emociones humanas colectivas crean campos electromagnéticos extremadamente poderosos y capaces de cambiar el entorno humano. Según investigaciones empíricas, ese campo no sólo puede extenderse por metros y hasta kilómetros de distancia del corazón humano, sino que también puede cambiar el mundo. En primera instancia esto puede parecer milagroso, hasta que comprendemos las razones científicas de este fenómeno, que entonces deja de ser un milagro y se convierte en una tecnología interna muy poderosa.

En una extraordinaria presentación, Braden proyectó un video que muestra a una mujer diagnosticada con un tumor canceroso de tres pulgadas en la vejiga:

“Los médicos occidentales dijeron que no podía hacerse nada para ayudarla, así que ella asistió a un hospital en China donde los médicos piensan de una manera diferente y curan sin medicinas aplicando una tecnología ancestral. En el video, ustedes observarán a tres personas entrenadas para sentir un sentimiento preciso en sus corazones. Ellos crean el sentimiento de que la mujer ya está sana. Entonces ustedes podrán ver el interior de su cuerpo a través de un sonograma, a través de un ultrasonido, y verán su cancer desaparecer en tres minutos en presencia del lenguaje de la curación. La mujer está despierta, consciente en todo momento, sin anestesia. Ella creé en el proceso de sanación. Ella creé que es posible lo que está sucediendo, y creé en los tres médicos entrenados para crear el sentimiento de que la mujer ya ha sanado, en sus propios cuerpos. Entonces, en un monitor de computadora, veremos dos imágenes, una previa al tratamiento, y otra en tiempo real para poder visualizar el tratamiento de sanación mientras ocurre. Durante el proceso de sanación, escuharán a los médicos cantar una palabra. No hay nada mágico en ella. Puede usarse cualquier palabra, pero ellos han elegido esta palabra específica que les refuerza ese sentimiento. Después de dos minutos y cuarenta segundos de sanación, el tumor de cancer desaparece.”

Para la mentalidad occidental —explica Braden— este fenómeno es un milagro pues la ciencia convencional no sabe del campo que conecta todo, ni tampoco comprende su lenguaje. Para la ciencia occidental, las emociones, sentimientos y creencias humanas no tienen ningún efecto en el mundo que existe fuera del cuerpo. Pero el “milagro de sanación” antes descrito sugiere que la “matrix” definida por Max Planck es el conductor que hace posibles estos procesos de sanación. La idea de que todo está conectado entre sí es una idea muy antigua, y muchas culturas ancestrales no occidentales lo sabían muy bien. Incluso en el siglo XIX, la creencia de que existe una red energética invisible que conecta todo fue debatida en la cultura occidental. Albert Michelson y Edward Morley intentaron probarlo en 1887, pero el resultado fue mal interpretado. Un siglo después, la Fuerza Aérea de los Estados Unidos replicó el experimento con mucha mejor equipación en 1986, y publicó los resultados en la revista científica Nature. Duplicando el experimento de Michelson-Morley de 1887 —esta vez con equipo más sensitivo— E.W. Silvertooth detectó y registró un movimiento en el campo etéreo conectado al movimiento de la Tierra a través del espacio. El resultado sugiere que el campo etérico (éter) existe, tal como lo predijeron Albert Michelson y Edward Morley en el siglo XIX, y tal como lo calculó Max Plank en 1944. (Fuente: Nature, agosto 1986, Vol. 322).

 

Revista Nature

Fuente: Revista Nature, agosto de 1986.

 

Hechos científicos

1. El ADN humano tiene efecto directo en el mundo físico.
2. Las emociones humanas cambian el ADN que cambia a su vez el mundo físico.
3. Esto sucede porque existe un campo electro magnético que conecta todo.

¿Por que no sabemos nada de esto?” —preguntó Gregg Braden a su audiencia durante su presentación. Este descubrimiento debió haberse publicado en la portada de todas las revistas y periódicos principales. Este descubrimiento debió haberse divulgado en horario estelar en CNN Noticias. Pero este tipo de descubrimientos son peligrosos para la cultura convencional, pues podrían cambiar el mundo e incluso nuestra percepción de la vida. Profesiones y sistemas enteros se basan en la no existencia del campo electromagnético. Pero ahora ya sabemos que el campo está ahí.

 

Fuentes:

1. Revista Nature – August, 1986.

2. InfoWars – Is Wifi Really Safe? Interview with David Icke.

3. Gregg Braden – Cancer Cured in 3 Minutes – Awesome Presentation by Gregg Braden.

4. Mente Alternativa – Científicos revelan que el adn y el mundo físico pueden modificarse con emociones humanas.