Más allá de los apretones de manos y la narrativa de la desnuclearización de Corea del Norte, el encuentro entre Donald Trump y Kim Jong-un es parte de la definición de un nuevo modelo geopolítico bipolar, afirma el autor y ex-agente de inteligencia Daniel Estulin en una entrevista para el medio de comunicación Versión RAC1. La teoría de Estulin es que la agenda oculta de la cumbre entre Trump y Kim en Singapur es que se han reunido para repartirse las zonas de influencia mundial que ya se han negociado con China, pues Corea del Norte no puede hacer nada sin el apoyo de los chinos. “Ya todo está negociado”, afirma Estulin, “y los autores del plan son los planificadores judíos cabalistas. En cuanto a Donald Trump y Kim Jong-un, ellos sólo son dos peones en el tablero. A mucha gente le cuesta mucho comprender esto, porque creen que la democracia existe y que su voto cuenta y que cuando votan por alguien esa persona gana las elecciones y se convierte en el presidente que cambiará sus vidas. Pero la realidad no es así. El voto de las personas no tiene ningún valor y los líderes mundiales no son nadie, presidentes y primeros ministros son sólo camareros que sirven café en un restaurante de la élite mundial.”

 

Las alianzas entre proyectos globales y repartición geopolítica ha quedado así:

G1: EE.UU., imperio británico, Hong Kong, los Rothschild (Israel) y la aristocracia europea quedan en un mismo bando.

G2: En el otro bando queda el resto del mundo.

Además, por designio, China se quedará con el Sudeste Asiático y a los americanos les entregarán América Latina, tal y como se definió en la Doctrina Monroe de 1823.

Pero este nuevo orden mundial o nueva repartición no debe entenderse como una repartición de países, sino como un nuevo sistema basado en regiones económicas, agrega Daniel Estulin.

 

¿Cómo se entiende esta repartición geopolítica en términos financieros?

Jacob Rothschild, el patriarca de una de las familias de banqueros visibles, dijo en 2015 que sólo hay tres salidas a la crisis mundial:

1. Guerra Mundial. Detrás del proyecto de Guerra Mundial está la masonería, con la casa real británica de los Windsor como epicentro. Ellos quieren la guerra, porque sólo así pueden mantener el sistema mundial liberal y reformarlo desgravando deudas y responsabilidades.

2. Revolución Tecnológica. La revolución tecnológica es un proyecto de los Illuminati, que es el Orden de Skull & Bones. Ellos buscan salir de la crisis mediante una revolución tecnológica transhumanista y se están encargando de montar la infraestructura necesaria (como la tecnología 5G) para que la transhumanización (conversión del ser humano en ciborg) tenga lugar de un modo u otro.

3. Cambiar el patrón económico del petrodólar. Detrás del proyecto del Reseteo Monetario Global están la vieja aristocracia europea, la realeza y el Vaticano. Y detrás de ellos está B’nai B’rith, que son los judíos cabalistas planificadores que están llevando a cabo un plan salomónico de 3000 años. Ahora mismo ellos quieren crear un Nuevo Mundo Monetario basado en el Yuan de oro y el dinero electrónico. Por eso Donald Trump, que es una creación de los Rothschild, está destruyendo el modelo del petrodólar que claramente representa al antiguo orden de la globalización liberal que se rompió en 2008.

La situación actual es: el capitalismo está muerto, porque necesita mercados perpetuos para expandirse y los círculos de la élite tienen un problema. Les urge encontrar un sistema que pueda reemplazar al capitalismo disfuncional, y la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca es el primer paso.

En una entrevista de Daniel Estulin con InfoWars en abril de 2017, Alex Jones comentó a Estulin que fuentes de la comunidad de inteligencia le advirtieron que pusiera atención a lo que los Rothschild iban a hacer, pues iban a tratar de regresar la riqueza a la gente (criptomonedas, patrón oro), no porque sean buenos sino porque no quieren dar pie a una carnicería mundial. Daniel Estulin le respondió que eso era cierto y que sólo en esta ocasión sus intereses van con los nuestros, ya que en el bando enemigo de los Rothschild están los Clinton, los Rockefeller y los banqueros trasnacionales que son la corporación ilimitada del planeta, los globalistas no estadounidenses, o los círculos de poder estadounidense, George Soros, Hollywood, etc., quienes tienen agendas peores como la Tercera Guerra Mundial y la Transhumanización. De cualquier forma, es difícil de creer que un “camarero del restaurante de la élite mundial” como Donald Trump sea capaz de servirle un café a alguien que no sea jázaro o Rothschild, pues son ellos mismos quienes crearon Israel y están masacrando a los palestinos, “goyim”, no-judíos y “animales”, que irónicamente son más semitas que ellos.

 

VIDEO: Lord Jacob Rothschild explica cómo su familia creó el Estado de Israel (Entrevista de 2017)

 

Fuentes:

1. RAC1 — Daniel Estulin: “Trump i Kim Jong-un només són cambrers en el restaurant de l’elit mundial.”

2. RT — Revelan el contenido del documento firmado por Trump y Kim tras su cumbre en Singapur.

3. Mente Alternativa — Trump es una creación de los Rothschild y parte de una guerra secreta al interior de la élite global.